Skip to Main Content

++

PREVALENCIA, MORBILIDAD Y MORTALIDAD

++

Los problemas de la marcha y el equilibrio son comunes en los ancianos y contribuyen al riesgo de caídas y lesiones. Se han descrito trastornos de la marcha en 15% de los individuos de más de 65 años. Hacia los 80 años de edad, una persona de cada cuatro utilizará un dispositivo mecánico para auxiliarse en la ambulación. Entre los que tienen 85 años o más, la prevalencia de anormalidades en la marcha se acerca a 40%. En estudios epidemiológicos, constantemente se identifican los trastornos de la marcha como un factor de riesgo importante para caídas y lesiones.

++

Una cantidad sustancial de ancianos refieren equilibrio frágil y han sufrido caídas o temen caer. Los estudios prospectivos indican que 30% de los mayores de 65 años de edad se cae cada año; la proporción es incluso más alta en los ancianos frágiles y los residentes de asilos. Cada año, 8% de las personas mayores de 75 años sufren una lesión grave secundaria a una caída. Las fracturas de cadera a menudo derivan en hospitalización e ingreso a un asilo, y se relacionan con aumento en el riesgo de mortalidad en el año siguiente. Por cada persona con discapacidad física existen otras cuya independencia funcional está limitada por la ansiedad y el temor a caer. Casi uno de cada cinco ancianos limita su actividad en forma voluntaria por temor a caerse. Con la pérdida de la ambulación se reduce la calidad de vida y aumentan las tasas de morbilidad y mortalidad.

++

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

++

La marcha erguida bípeda depende de la integración exitosa del control postural y la locomoción. Estas funciones se distribuyen en regiones amplias del sistema nervioso central. La biomecánica de la marcha bípeda es compleja y es fácil que su desempeño se deteriore por alguna deficiencia neurológica a cualquier nivel. Los centros de mando y control en el tronco encefálico, el cerebelo y el cerebro anterior modifican la acción de los generadores de la pauta raquídea para favorecer el dar pasos. Si bien se puede obtener una forma de “locomoción fingida” en animales cuadrúpedos tras la sección medular transversal, esta capacidad es limitada en los primates. La generación de pasos en éstos depende de los centros locomotores que se encuentran en el techo de la protuberancia anular, el mesencéfalo y la región subtalámica. Ocurren sinergismos locomotores a través de la formación reticular y las vías descendentes en la médula espinal ventromedial. El control cerebral proporciona un objetivo y propósito a la marcha e interviene evitando obstáculos y adaptando los programas locomotores al contexto y a las condiciones del terreno.

++

Para el control postural se requiere mantener el centro de la masa sobre la base de apoyo durante el ciclo de la marcha. Los ajustes posturales inconscientes mantienen el equilibrio en bipedestación: se pueden medir respuestas de latencia prolongada en los músculos de la pierna, que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.