Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La endoscopia del tubo digestivo se intentó durante más de 200 años, pero la introducción de gastroscopios semirrígidos a la mitad del siglo XX marcó el amanecer de la era de la endoscopia moderna. Desde entonces, los rápidos adelantos en la tecnología endoscópica condujeron a cambios notables en el diagnóstico y el tratamiento de muchas enfermedades digestivas. Los instrumentos endoscópicos innovadores y las modalidades endoscópicas terapéuticas siguen ampliando el uso de la endoscopia en la atención del paciente. Los endoscopios flexibles actuales ofrecen imágenes electrónicas de video generadas por un dispositivo de carga acoplada en la punta del endoscopio. El mando del operador permite desviar la punta del endoscopio; una serie de haces de fibra óptica o diodos emisores de luz iluminan la punta del endoscopio, y los distintos canales para trabajar permiten lavar, succionar e introducir instrumentos. Los cambios progresivos en el diámetro y rigidez de los endoscopios han hecho más fácil el procedimiento y mejorado la tolerancia del paciente

++

PROCEDIMIENTOS ENDOSCÓPICOS

++

ENDOSCOPIA DE TUBO DIGESTIVO ALTO

++

Para la endoscopia de tubo digestivo alto, también denominada esofagogastroduodenoscopia (EGD), se pasa un endoscopio flexible por la boca hacia el esófago, el estómago, el bulbo duodenal y la segunda porción del duodeno. El procedimiento es el método más adecuado para explorar la mucosa del tubo digestivo proximal. Si bien la serie radiográfica gastroduodenal tiene una exactitud similar para el diagnóstico de úlcera duodenal (fig. 345-1), la EGD es mejor para la detección de úlceras gástricas (fig. 345-2) y las lesiones planas de la mucosa, como el esófago de Barrett (fig. 345-3); asimismo, permite la obtención directa de biopsias y el tratamiento endoscópico. En Estados Unidos, se administra sedación intravenosa consciente a la mayor parte de los pacientes para disminuir la ansiedad y el malestar que genera el procedimiento; no obstante, en muchos países la EGD se lleva a cabo de manera sistemática tan sólo con anestesia faríngea tópica. La tolerancia del paciente a la EGD que se realiza sin sedación mejora si se utiliza un endoscopio ultradelgado, de 5 mm de diámetro, que puede pasarse ya sea por la boca o la nariz.

++
FIGURA 345-1.

Úlceras duodenales. A. Úlcera con base limpia. B. Úlcera con vaso visible (flecha) en un paciente con hemorragia reciente.

Graphic Jump Location
++
FIGURA 345-2.

Úlceras gástricas. A. Úlcera gástrica benigna. B. Úlcera gástrica maligna que afecta la curvatura mayor del estómago.

Graphic Jump Location
++
FIGURA 345-3.

Esófago de Barrett. A. Lenguas rosadas de mucosa de Barrett que se extienden en sentido proximal a partir de la unión gastroesofágica. B. Esófago de Barrett con nódulo sospechoso (flecha), el cual se identifica durante un seguimiento endoscópico. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.