Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La función motora normal implica la integración de la actividad muscular que es modulada por la actividad de la corteza cerebral, los ganglios basales, el cerebelo y la médula espinal. La disfunción del sistema motor desencadena debilidad o parálisis, las cuales se describen en este capítulo, ataxia (cap. 373) o movimientos anormales (cap. 372). La forma en que se inicia el cuadro clínico, la distribución y la debilidad concomitante ayudan a sugerir su causa.

++

La debilidad es una disminución en la fuerza que es ejercida por uno o más músculos. Los pacientes suelen confundir con la debilidad el aumento de la tendencia a la fatiga o la limitación en la función a consecuencia del dolor o la rigidez articular. El aumento en la tendencia a la fatiga es la imposibilidad para mantener el desempeño de una actividad que debiera ser normal para una persona de la misma edad, sexo y talla. A veces se requiere más tiempo para ejercer toda la fuerza, y esta bradicinesia es malinterpretada como debilidad. La disminución grave de las sensaciones propioceptivas también puede interpretarse como debilidad a causa de la falta de información retroalimentaría adecuada respecto a la dirección y la fuerza de los movimientos. Por último, a veces la apraxia, un trastorno en la planeación e inicio de un movimiento hábil o aprendido no relacionado con una deficiencia motora o sensitiva significativa (cap. 26), se confunde con debilidad.

++

La parálisis indica que la debilidad es tan grave que un músculo no puede contraerse, mientras que la paresia se refiere a la debilidad leve o moderada. El prefijo hemi se refiere a la mitad del cuerpo, para indica ambas piernas y cuadri se refiere a las cuatro extremidades. El sufijo plejía significa debilidad grave o parálisis.

++

La distribución de la debilidad sugiere el sitio de la lesión subyacente. La debilidad por compromiso de las neuronas motoras superiores ocurre sobre todo en los extensores y abductores de la extremidad superior, y los flexores de la extremidad inferior. La debilidad de la motoneurona inferior no tiene esta selectividad, sino que depende de que el compromiso esté en las células del asta anterior, el nervio radicular, el plexo de la extremidad o en un nervio periférico, sólo hay debilidad de los músculos inervados por la estructura afectada. Por lo general, la debilidad miopática es más intensa en los músculos proximales, mientras que la causada por transmisión neuromuscular alterada carece de patrón de compromiso específico. La debilidad a menudo se acompaña de otras anomalías neurológicas que ayudan a indicar el sitio de la posible lesión. A menudo, la debilidad se acompaña de otras manifestaciones neurológicas que ayudan a localizar el sitio de la lesión causante. Estas anomalías incluyen cambios en el tono, volumen muscular, reflejos miotáticos y reflejos cutáneos (cuadro 22-1).

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 22-1Signos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.