Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El edema se define como un incremento clínicamente manifiesto en el volumen del líquido intersticial, que puede aumentar varios litros antes de que el trastorno sea evidente. Por tanto, es frecuente que previo a la aparición manifiesta del edema se produzca un aumento de varios kilogramos de peso: se puede obtener un adelgazamiento similar mediante la diuresis en un paciente apenas edematoso antes de llegar al “peso seco”. Anasarca es el edema masivo generalizado. Los términos ascitis (cap. 43) e hidrotórax se refieren a la acumulación excesiva de líquidos en las cavidades peritoneal y pleural, respectivamente, y se considera que son modalidades especiales de edema.

++

Según su causa y mecanismo, el edema puede ser circunscrito o tener una distribución generalizada; se reconoce esta última por un aspecto hinchado de la cara, lo cual es más notable en las zonas periorbitarias, así como por la persistencia de una muesca cutánea después de presionar la piel: es lo que se denomina edema blando (con “fóvea”). En su presentación más leve, se puede detectar por el hecho de que después de retirar el estetoscopio de la pared torácica, el borde de la campana deja una impronta sobre la piel del pecho, que dura algunos minutos. Cuando un anillo oprime más que antes o cuando el paciente se queja de dificultad para calzarse, en especial por la tarde, puede haber edema.

++

PATOGENIA

++

Cerca de 33% del agua total se encuentra confinada al espacio extracelular. Aproximadamente 75% de esta última corresponde al líquido intersticial y el resto permanece en el compartimiento plasmático.

++
Fuerzas de Starling
++

Las fuerzas que regulan la distribución de los líquidos en estos dos componentes del compartimiento extracelular con frecuencia se denominan fuerzas de Starling. La presión hidrostática del interior del sistema vascular y la presión coloidooncótica del líquido intersticial tienden a estimular el desplazamiento del líquido desde el espacio vascular hasta el extravascular. Por lo contrario, la presión oncótica coloidal de las proteínas del plasma y la presión hidrostática del líquido intersticial facilitan el movimiento de este último hacia el interior del compartimiento vascular. Como consecuencia de estas fuerzas, ocurre un desplazamiento del agua y los solutos difusibles desde el espacio vascular en el extremo arteriolar de los capilares. El líquido vuelve desde el espacio intersticial al sistema vascular en el extremo venoso de los capilares y a través de los linfáticos y, a no ser que éstos se obstruyan, el flujo de la linfa tiende a aumentar si existe desplazamiento neto de líquidos del compartimiento vascular hacia el intersticio. Por lo general, estas fuerzas están compensadas de manera que existe un estado de equilibrio en lo que se refiere al tamaño de los compartimientos intravascular y del intersticio, aunque esto permite que entre ambos espacios se generen intercambios de gran magnitud. Sin embargo, si alguna de las fuerzas hidrostáticas u oncóticas se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.