Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El grupo de los leucocitos, el principal componente celular de las respuestas inflamatoria e inmunitaria, está formado por los neutrófilos, los linfocitos T, B y citolíticos naturales (NK, natural killer), los monocitos, los eosinófilos y los basófilos. Estas células tienen asignadas funciones específicas, como la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B o la destrucción de bacterias por parte de los neutrófilos, aunque en ninguna de las enfermedades infecciosas se ha definido a ciencia cierta la función que tenga cada tipo celular. Por ello, aunque es clásico considerar que los neutrófilos son células esenciales en la defensa del hospedador frente a las bacterias, estas células también pueden tener una participación importante en las infecciones virales.

++

La sangre transporta leucocitos a diversos tejidos, procedentes de la médula ósea donde son generados. El número normal de dichas células en la sangre es de 4.3 a 10.8 × 109/L, y de ese total los neutrófilos representan 45 a 74%, los cayados (células en banda) 0 a 4%, los linfocitos del 16 al 45%, los monocitos del 4 al 10%, los eosinófilos 0 a 7% y los basófilos 0 a 2%. La variación entre personas y grupos étnicos puede ser importante y en algunas etnias de estadounidenses de raza negra hay menores números de leucocitos. Los diversos leucocitos proceden de una célula progenitora común de la médula ósea. Las tres cuartas partes de las células nucleadas de la médula ósea están implicadas en la producción de leucocitos. La maduración de los leucocitos en la médula está bajo el control regulador de diferentes factores denominados factores estimulantes de colonias (CSF, colony-stimulating factors) e interleucinas (IL). Debido a que la alteración del número y tipo de leucocitos es frecuente en los procesos patológicos, el recuento leucocitario (células por μl) y el recuento diferencial aportan información valiosa. En el presente capítulo se consideran los aspectos relativos a los neutrófilos, los monocitos y los eosinófilos. Los linfocitos y los basófilos se exponen en los capítulos 314 y 317, respectivamente.

++

NEUTRÓFILOS

++

MADURACIÓN

++

Los fenómenos más importantes en la actividad de los neutrófilos aparecen resumidos en la figura 60-1. En los seres humanos normales, los neutrófilos sólo se producen en la médula ósea. Los cálculos más precisos señalan que el número suficiente de células madre necesario para mantener la hemato-poyesis es de 400 a 500 en cualquier momento dado. Los monocitos de la sangre humana, los macrófagos hísticos y las células estromales producen factores estimuladores de colonias, que son sustancias hormonales necesarias para el crecimiento de los monocitos y los neutrófilos en la médula ósea. El sistema hematopoyético no sólo produce la cantidad necesaria de neutrófilos (cerca de 1.3 × 1011 células al día en una persona de 80 kg de peso) para llevar a cabo las funciones fisiológicas, sino que también incluye una importante reserva celular almacenada ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.