Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Las vitaminas y los oligoelementos son componentes indispensables en la alimentación del ser humano dado que en el cuerpo no se sintetizan o lo hacen en forma inadecuada. Sólo se necesitan cantidades pequeñas de estas sustancias para llevar a cabo reacciones bioquímicas (p. ej., al actuar como coenzimas o grupos prostéticos). Las deficiencias evidentes de vitaminas u oligoelementos son poco frecuentes en los países occidentales por el aporte alimenticio abundante, variado y barato; no obstante, es posible observar múltiples deficiencias nutricionales en personas que padecen enfermedades crónicas o en alcohólicos. Después de la cirugía de derivación gástrica, los pacientes tienen un alto riesgo de padecer múltiples deficiencias nutricionales. Además, es muy frecuente encontrar deficiencias subclínicas de vitaminas y oligoelementos, diagnosticadas con pruebas de laboratorio, en la población sana, en especial en los ancianos.

++

Image not available. Las poblaciones víctimas de hambrunas, afectadas por catástrofes y los desplazados y refugiados están en mayor riesgo de desnutrición proteínica-energética y deficiencias clásicas de micronutrientes (vitamina A, hierro, yodo), así como deficiencias evidentes de tiamina (beriberi), riboflavina, vitamina C (escorbuto), y niacina (pelagra).

++

Los depósitos corporales de vitaminas y minerales varían en gran medida. Por ejemplo, los depósitos de vitamina B12 y A son abundantes, y es posible que hasta después de un año o más de haber consumido una dieta insuficiente un adulto manifieste deficiencia. No obstante, el folato y la tiamina se agotan dentro de las primeras semanas de carencia. Hay modalidades terapéuticas que agotan los nutrientes esenciales del cuerpo; por ejemplo, la hemodiálisis elimina vitaminas hidrosolubles, las cuales se deben sustituir con complementos.

++

Las vitaminas y oligoelementos desempeñan varias funciones en las enfermedades: 1) es posible que enfermedades como la absorción insuficiente provoquen deficiencias de vitaminas y minerales; 2) tanto la deficiencia como el exceso de estos nutrientes provocan enfermedad (p. ej., intoxicación de vitamina A y hepatopatía), y 3) se pueden administrar dosis altas de vitaminas y minerales como fármacos (p. ej., niacina para la hipercolesterolemia). En este capítulo no se abordan, o sólo se consideran en forma breve, las vitaminas y minerales relacionados con la sangre (caps. 103, 105), ni las relacionadas con el metabolismo óseo (vitamina D, calcio, fósforo; cap. 352), dado que se describen en otros capítulos (cuadros 74-1 y 74-2 y fig. 74-1).

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 74-1Principales hallazgos clínicos de la desnutrición vitamínica

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.