Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La desnutrición surge por causas primarias o secundarias; las primeras son consecuencia del consumo inadecuado o de la mala calidad de los alimentos y las segundas, de enfermedades que alteran dicho consumo o las cantidades necesarias de nutrientes, su metabolismo o absorción. Las formas primarias surgen más bien en países en desarrollo y en casos de guerra o hambruna. La desnutrición secundaria, la principal forma encontrada en países industrializados, no fue reconocida hasta inicios del decenio de 1970, cuando se observó que las personas con consumo adecuado de alimentos pueden presentar desnutrición como consecuencia de enfermedades crónicas o agudas que alteran el consumo o metabolismo de nutrientes, en particular enfermedades que causan inflamación aguda o crónica. Algunos estudios han señalado que la desnutrición proteínico-calórica (PEM, protein-energy malnutrition) afecta 33 a 50% de las personas atendidas en pabellones médicos y quirúrgicos generales en hospitales docentes. El dato constante de que el estado nutricional influye en el pronóstico de cada enfermo destaca la importancia de impedir, detectar y tratar la desnutrición.

++

DESNUTRICIÓN PROTEÍNICO-CALÓRICA

++

Se están desarrollando definiciones para las formas de PEM. Tradicionalmente, los dos principales tipos de PEM han sido el marasmo y kwashiorkor. Estas variantes se comparan en el cuadro 75-1. El marasmo se considera el resultado terminal de un déficit a largo plazo de consumo de energía dietética, mientras que el kwashiorkor se considera como consecuencia de un régimen alimentario con bajo contenido de proteínas. Aunque los conceptos antes mencionados son en esencia correctos, se ha acumulado evidencia de que los síndromes de PEM se diferencian por dos características principales: el consumo dietético y procesos inflamatorios subyacentes. Los regímenes alimentarios con bajo contenido de energía con inflamación mínima causan pérdida gradual de la masa corporal, dando origen al marasmo clásico. Por el contrario, la inflamación por enfermedades agudas como lesión o septicemia y las enfermedades crónicas como cáncer, cardiopatías, neumopatías y VIH pueden agotar las reservas de masa magra en presencia de un consumo dietético relativamente suficiente, dando origen a un estado similar al kwashiorkor. Con mucha frecuencia, las enfermedades inflamatorias afectan el apetito y el consumo dietético, dando origen a combinaciones de ambos procesos.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 75-1Comparación de marasmo y kwashiorkor/desnutrición calórico-proteínica

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.