Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

A lo largo de su historia, Estados Unidos ha experimentado mejorías notables en la salud global y la esperanza de vida debidas, en gran medida, a iniciativas de salud pública, promoción de la salud, profilaxis de enfermedades y uso de la atención a largo plazo. La capacidad de los facultativos de prevenir, detectar y tratar enfermedades en sus estadios iniciales les ha permitido centrarse en la reducción de la mortalidad y la morbilidad. A pesar de las intervenciones que han mejorado la salud global de la mayoría de estadounidenses, las minorías raciales y étnicas (negros, hispanos o latinos, nativos americanos o de Alaska, asiáticos o de las islas del Pacífico) se han beneficiado menos de estos adelantos, y muchos de los padecimientos principales (enfermedad cardiovascular, cáncer, diabetes) tienen peor evolución clínica en ellos que en las personas de raza blanca. La investigación ha resaltado que las minorías pueden recibir una atención de menor calidad que la gente blanca en el contexto de la atención a la salud, incluso cuando se controlan los factores de confusión, como la etapa del cuadro clínico inicial, las enfermedades concomitantes y la cobertura de los seguros de salud. Estas diferencias de la calidad son llamadas desigualdades raciales y étnicas en la atención a la salud. Este capítulo ofrece una visión general de tales desigualdades, identifica sus causas básicas y plantea recomendaciones fundamentales para tratarlas en los ámbitos del sistema de salud y clínico.

++

NATURALEZA Y EXTENSIÓN DE LAS DESIGUALDADES RACIALES Y ÉTNICAS EN LA ATENCIÓN SANITARIA

++

Las minorías americanas tienen peor evolución clínica (comparadas con los caucásicos) en caso de enfermedades susceptibles de prevención y tratamiento, como la enfermedad cardiovascular, la diabetes, el asma, el cáncer y la infección por VIH/sida, entre otras (fig. e4-1). Múltiples factores contribuyen a estas desigualdades raciales y étnicas en la salud. Ante todo, hay poca duda de que los determinantes sociales (como niveles educativos bajos, estado socioeconómico global bajo, vivienda inadecuada e insegura, racismo y vivir cerca de riesgos ambientales) tienen un efecto desproporcionado sobre los grupos minoritarios y contribuyen así a peores resultados clínicos. Por ejemplo, tres de los cinco mayores vertederos del país se encuentran en comunidades de raza negra y latina; estos riesgos ambientales han contribuido a la mayor incidencia de asma pediátrica en dichos grupos. Segundo, la falta de acceso a la atención de la salud también tiene una cuota importante, ya que es menos probable que las personas sin seguro tengan una fuente de atención regular, hay más posibilidades que estos individuos refieran demora de la búsqueda de asistencia y no haber recibido la atención necesaria, todo lo cual tiene como resultado hospitalizaciones evitables, asistencia en urgencias hospitalarias y un pronóstico clínico adverso.

++
Figura e4-1

Tasas de mortalidad por causas seleccionadas, ajustadas por edad, raza y origen hispano (2005). (Tomada de U.S. Census Bureau, 2009.)

Graphic Jump Location

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.