Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El cáncer se genera en el curso de ~1 por cada 1 000 embarazos. De todos los cánceres que se producen en las mujeres, <1% ocurre en embarazadas. Los cuatro cánceres que aparecen más a menudo durante el embarazo comprenden el cervicouterino, el mamario, el melanoma y los linfomas (sobre todo el de Hodgkin). Sin embargo, hay informes de todos los tipos de cáncer en embarazadas (cuadro e6-1). Además de las neoplasias originadas en otros órganos maternos, es posible el surgimiento de tumores trofoblásticos gestacionales de la placenta. El problema del cáncer en las embarazadas es complejo. Debe tomarse en cuenta la posible influencia del embarazo en la historia natural del tumor; los efectos de los procedimientos diagnósticos y de estadificación, así como de los tratamientos para la madre y el feto en desarrollo. Estos aspectos pueden generar dilemas: lo mejor para la madre podría ser dañino para el feto y lo óptimo para el feto quizá genere un efecto adverso en la madre.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO e6-1Incidencia de tumores malignos durante el embarazo
++

Otro aspecto que complica la situación en las mujeres que manifiestan cáncer durante el embarazo es que muchos de los síntomas tempranos del cáncer son ignorados en las embarazadas. Los múltiples cambios en el cuerpo femenino durante la gestación amortiguan la sensibilidad ante las manifestaciones que podrían relacionarse con una enfermedad subyacente y no con el embarazo. Por tanto, muchos cánceres que se detectan durante este último se encuentran en etapas avanzadas.

++

Como regla general, debe asumirse que ninguna intervención diagnóstica o terapéutica es segura durante el primer trimestre del embarazo, aparte de la intervención quirúrgica. Si la madre presenta complicaciones que pongan en peligro la vida durante el primer trimestre que ameriten radioterapia o quimioterapia sistémica y no es seguro posponer estas intervenciones, debe recomendarse la terminación del embarazo. En realidad, la radiación, incluso en forma de radiografías diagnósticas, debe evitarse durante toda la gestación. Ninguna dosis de radiación es segura y los esfuerzos para proteger al feto con barreras colocadas sobre el abdomen no bloquean la radiación interna dispersa. Es más seguro omitir la exposición a la radiación de cualquier tipo. Por fortuna, su empleo pocas veces es un elemento esencial del tratamiento antes del parto.

++

Si es posible, también debe evitarse la exposición a quimioterapia. Ésta nunca ha de aplicarse en el primer trimestre; se han usado diversos fármacos individuales y combinaciones en el segundo y el tercer trimestres sin una elevada frecuencia de efectos notables para el embarazo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.