Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

Este capítulo describe sólo las propiedades farmacológicas de las sustancias administradas para tratar las infecciones secundarias a parásitos. Las recomendaciones de tratamiento específico para las enfermedades parasitarias en seres humanos se indican en los capítulos de las enfermedades correspondientes. La información sobre las principales toxicidades, espectro de actividad y seguridad de uso durante el embarazo y lactancia se presenta en el capítulo 208. Muchos de los fármacos revisados aquí tienen aprobación de la U.S. Food and Drug Administration (FDA) pero se consideran en fase de investigación para el tratamiento de ciertas infecciones (cuadro 208-1). Los fármacos marcados en el texto con un asterisco (∗) están disponibles sólo a través de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) Drug Service (teléfono: 404-639-3670 o 404-639-2888; www.cdc.gov/ncpdcid/dsr/). Los fármacos marcados con una cruz (†) están disponibles sólo a través de sus fabricantes, cuya información puede estar disponible en los CDC.

++

Albendazol

++

Como todos los benzimidazoles, el albendazol actúa en los nematodos al unirse de manera selectiva a la tubulina beta libre e inhibir su polimerización y la captación de glucosa dependiente de los microtúbulos. Tiene lugar un daño irreversible en las células gastrointestinales (GI) de los nematodos, lo que conduce a inanición, muerte y expulsión del parásito por el hospedador. Aunque es muy dañino para los nematodos, el trastorno fundamental del metabolismo celular que induce este fármaco también representa un tratamiento para una amplia variedad de enfermedades parasitarias.

++

El albendazol se absorbe poco por el tracto GI. Su administración con una comida grasosa incrementa su absorción dos a seis veces. La mal- absorción puede ser ventajosa para el tratamiento de los helmintos intestinales, pero el tratamiento exitoso de las infecciones hísticas por helmintos (p. ej., enfermedad hidatídica y neurocisticercosis) requiere que una cantidad suficiente del fármaco activo llegue al sitio de infección. El metabolito sulfóxido de albendazol es causante del efecto terapéutico del fármaco fuera de la luz intestinal. El sulfóxido de albendazol cruza la barrera hematoencefálica y alcanza una concentración significativamente mayor respecto del plasma. Las altas concentraciones del sulfóxido de albendazol obtenidas en el líquido cefalorraquídeo (LCR) explican probablemente la eficacia del albendazol para el tratamiento de la neurocisticercosis.

++

El albendazol se metaboliza de forma amplia en el hígado, pero son escasos los datos acerca del uso de este fármaco en pacientes con hepatopatía. El tratamiento con dosis única de albendazol en seres humanos no tiene prácticamente efectos secundarios (frecuencia general, ≤1%). Los tratamientos más prolongados (p. ej., los administrados para las equinococosis cística y alveolar) se han vinculado con alteraciones de la función hepática y toxicidad de la médula ósea. Por lo tanto, cuando se espera un uso prolongado, el fármaco se debe administrar en ciclos de 28 días interrumpidos por 14 días sin tratamiento. El tratamiento prolongado con dosis completas de albendazol (800 mg/día) debe instituirse de forma cautelosa en sujetos que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.