Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El término intoxicación se refiere a los efectos secundarios relacionados con la dosis después de la exposición a sustancias químicas, fármacos u otros xenobióticos. Parafraseando a Paracelso, la dosis hace al veneno. En cantidades excesivas, las sustancias que en condiciones normales son inocuas, como el oxígeno y el agua, provocan intoxicación. Por el contrario, las sustancias que suelen considerarse tóxicas, como el arsénico y el cianuro, se pueden consumir a dosis reducidas sin experimentar efectos nocivos. Si bien la mayor parte de las sustancias tóxicas ejerce efectos predecibles vinculados con la dosis, la respuesta a determinada dosis varía en forma individual a causa de los polimorfismos genéticos, inducciones o inhibiciones enzimáticas en presencia de otros xenobióticos o tolerancia adquirida. La intoxicación puede ser local (p. ej., piel, ojos o pulmones) o generalizada, según sean las propiedades físicas y químicas de la sustancia tóxica, su mecanismo de acción y la vía del contacto. La gravedad de la intoxicación y la posibilidad de revertirla también dependen de la reserva funcional de cada órgano o persona, que a su vez depende de la edad y la presencia de enfermedades preexistentes.

++

EPIDEMIOLOGÍA

++

En Estados Unidos, las intoxicaciones farmacológicas tienen una frecuencia aproximada de cinco millones de casos cada año. La mayor parte corresponde a intoxicaciones agudas, no intencionales, con una sola sustancia, ocurren en el hogar, ocasionan efectos mínimos o nulos y suceden en niños menores de seis años de edad. Los fármacos constituyen la causa en casi 47% de las intoxicaciones leves y en 84% de las graves o letales. Las intoxicaciones no intencionales son consecuencia del empleo incorrecto de sustancias químicas en el trabajo o la recreación; errores en las etiquetas de los productos; errores al leer las etiquetas; errores al identificar una sustancia química sin etiqueta; automedicación sin información, y errores en la dosificación que cometen las enfermeras, los padres, los farmacéuticos, los médicos o los ancianos. Sin considerar el consumo recreativo de etanol, la razón más frecuente de la intoxicación intencional es el intento de suicidio (lesiones autoinfligidas deliberadas). El uso recreativo de fármacos de prescripción o expendidos sin receta, en virtud de sus efectos psicotrópicos o eufóricos (abuso), o la autoadministración excesiva (mal uso) son cada vez más frecuentes y también provocan en ocasiones autointoxicaciones accidentales.

++

Entre 20 y 25% de las intoxicaciones exige una valoración médica y 5% requiere hospitalización. Las intoxicaciones representan 5 a 10% de todos los traslados en ambulancia, visitas a servicios de urgencias e ingresos a unidades de cuidados intensivos. Hasta 30% de los ingresos psiquiátricos es consecuencia de los intentos suicidas por sobredosis. En conjunto, la tasa de mortalidad es baja: <1% de todas las intoxicaciones. Es mucho más alta (1 a 2%) en pacientes hospitalizados con sobredosis intencionales (suicidas), que representan la mayor parte de las intoxicaciones graves. El paracetamol es el fármaco más usado en las intoxicaciones letales. En general, el monóxido de carbono constituye la principal causa de mortalidad por intoxicación, pero esto no se refleja en las estadísticas de los hospitales o centros para tratar intoxicaciones porque los individuos con este tipo de intoxicación ya han muerto casi siempre cuando se los encuentra y son enviados de manera directa al médico forense.

++

DIAGNÓSTICO

++

Algunas intoxicaciones simulan otras enfermedades, pero casi siempre es posible determinar el diagnóstico correcto a partir de la historia clínica, la exploración física, los análisis de laboratorio sistemáticos y toxicológicos y la evolución clínica característica. En ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.