Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El médico que trata a una persona con fiebre y en fase aguda debe ser capaz de identificar las infecciones que requieren atención urgente. Si estas infecciones no se valoran y tratan de manera adecuada desde la primera consulta, se perderá la oportunidad de revertir un resultado adverso. En este capítulo, se exponen las presentaciones clínicas de los pacientes en situaciones de urgencia por enfermedades infecciosas relativamente comunes y su atención. Los trastornos infecciosos mencionados se exponen con mayor detalle en otros capítulos.

++

ESTUDIO DEL PACIENTE Enfermedad febril aguda

Antes de emprender la anamnesis y la exploración física, la valoración inmediata del aspecto general del sujeto aporta datos útiles. Cuando el médico es perceptivo, su impresión subjetiva de que el cuadro clínico corresponde a una septicemia o es tóxico suele ser exacta. La agitación o la ansiedad visibles en un individuo febril pueden presagiar una enfermedad muy grave (crítica).

ANAMNESIS

Los síntomas iniciales son a menudo inespecíficos. Hay que plantear preguntas detalladas sobre el comienzo y la duración de los síntomas y sobre sus cambios de intensidad o ritmo de evolución a lo largo del tiempo. Los factores y los padecimientos coexistentes del hospedador pueden agravar el riesgo de infección por algunos microorganismos o desencadenar una evolución más fulminante de la habitual. Patologías que predisponen a infecciones específicas y a menudo agravan su intensidad son la falta de función del bazo, el alcoholismo con hepatopatía importante, el consumo de drogas intravenosas, la infección por VIH, la diabetes, los cánceres, trasplante de órganos y el uso de fármacos quimioterapéuticos. Hay que preguntar a la persona por aquellos factores que pudieran ser útiles para identificar el foco de una infección invasora, como la presencia de infecciones recientes de las vías respiratorias superiores, gripe o varicela; traumatismos previos; una transgresión de las barreras cutáneas por desgarros, quemaduras, piercing, intervenciones quirúrgicas o úlceras por decúbito; así como la presencia de cuerpos extraños, como taponamientos nasales después de rinoplastia, uso de anticonceptivos de barrera (tampones) o prótesis articulares.

Los viajes, el contacto con las mascotas u otros animales y las actividades que pueden originar exposición a garrapatas o mosquitos tal vez orienten hacia entidades diagnósticas que en otras situaciones no serían tomadas en consideración. La ingestión reciente de alimentos, el uso de fármacos, los contactos sociales u ocupacionales con sujetos enfermos, los antecedentes de vacunaciones, los contactos sexuales recientes y los antecedentes menstruales pueden ser elementos importantes. La revisión de órganos y sistemas debe orientarse a identificar cualquier signo del sistema nervioso o alteración de la conciencia, los exantemas o las lesiones de la piel y el dolor focal espontáneo o a la palpación; también debe incluir una revisión general en busca de manifestaciones de las vías respiratorias, el tubo digestivo o el aparato genitourinario.

EXPLORACIÓN FÍSICA

Se necesita efectuar una exploración física completa y prestar atención especial a algunas zonas a las que se concede escasa atención en las revisiones habituales. Asumen ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.