Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La tularemia es una zoonosis causada por Francisella tularensis. Los seres humanos de cualquier edad, género y raza están universalmente predispuestos a contraer esta infección general. La tularemia casi siempre es una enfermedad de los animales silvestres y persiste en los entornos contaminados, los ectoparásitos y los portadores animales. La infección humana es incidental y por lo general se debe a la interacción con insectos que pican o que succionan sangre, el contacto con animales silvestres o domésticos, la ingestión de agua o alimentos contaminados, o la inhalación de aerosoles infecciosos. La entidad patológica se caracteriza por varios síndromes clínicos y, de ellos, el más común consiste en una lesión ulcerada en el sitio de inoculación, con linfadenopatía y linfadenitis regionales. Las manifestaciones de índole general que incluyen neumonía, tularemia tifoidea, meningitis y fiebre sin signos de localización, constituyen un problema diagnóstico más grande.

++

ETIOLOGÍA Y EPIDEMIOLOGÍA

++

Image not available. La tularemia es frecuente en Arkansas, Oklahoma, Missouri y Dakota del Sur, estados que aportan más de 50% de todos los casos notificados en Estados Unidos. En la isla de Martha’s Vineyard de Massachusetts, se han notificado pequeños brotes en poblaciones de más alto riesgo (p. ej., las personas dedicadas profesionalmente a la jardinería ornamental que cortan malezas, siegan y utilizan aspersores de hojas). La distribución irregular de los sujetos con tularemia a escala mundial es difícil de calcular, pero se han notificado con frecuencia cada vez mayor casos en países de la península escandinava, este de Europa y Siberia.

++

Con raras excepciones, la tularemia es la única enfermedad ocasionada por F. tularensis (un bacilo no esporógeno, no móvil, pleomórfico, gramnegativo de 0.2 por 0.2 a 0.7 μm). La tinción bipolar origina un aspecto cocoide. Presenta una delgada cápsula y es un aerobio estricto sin pelos que invade las células del hospedador. En la naturaleza, F. tularensis es un microorganismo resistente que persiste semanas o meses en el barro, el agua o los cadáveres de animales en descomposición. Hay docenas de insectos hematófagos y picadores que actúan como vectores de esta enfermedad, en particular las garrapatas y los tabánidos. Las garrapatas y los conejos silvestres son la fuente de infección de la mayor parte de los casos de seres humanos en las regiones endémicas del sudeste de Estados Unidos y de los estados de las Montañas Rocosas. En Utah, Nevada y California, los tabánidos son los vectores más habituales. Los reservorios animales son conejos silvestres, ardillas, pájaros, ovejas, castores, ratas almizcleras, así como perros y gatos domésticos. La transmisión interpersonal es rara o inexistente. La tularemia es más habitual en varones que en mujeres.

++

Las cuatro subespecies de F. tularensis son tularensis, holarctica, novicida y mediasiatica. La primera de las tres subespecies se detecta en Estados Unidos y de hecho solamente en esta zona se ha aislado la subespecie tularensis, la cual genera >70% de casos de tularemia y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.