Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El empleo de sustancias químicas con fin bélico (CWA, chemical warfare agents) en los conflictos modernos se remonta a la Primera Guerra Mundial. En fecha reciente se utilizaron en Irak iperita y sustancias neurotóxicas contra los militares iraníes y civiles kurdos. Desde los atentados en Tokio con gas sarín en 1994 y 1995 y los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la posibilidad demasiado real de actos de terrorismo de tipo químico o biológico contra poblaciones de civiles en cualquier parte del mundo ha recibido atención creciente.

++

Los estrategas militares consideran que el sulfuro de dicloroetilo (iperita o gas mostaza), agente vesicante usado en la Primera Guerra Mundial y los organofosforados, agentes neurotóxicos, son los productos que muy probablemente se usen en los campos de batalla. En la vida civil o en los escenarios terroristas, la decisión de usarlos varía muchísimo. Por ejemplo, muchos de los agentes de tipo químico con fin bélico usados en la Primera Guerra Mundial incluyeron cloro, fosgeno y cianuro, que hoy se utilizan en grandes cantidades en la industria. Son producidos en grandes plantas químicas, almacenados en grandes tanques y transportados de ida y de vuelta por carreteras y vías férreas en grandes tanques cisternas. La rotura de cualquiera de los medios de transporte por accidente o con fin deliberado puede causar muchas lesiones y muertes. Incontables materiales peligrosos (HAZMAT, hazardous materials) que no se utilizan en los campos de batalla se pueden usar con fines terroristas, y algunos de ellos, como los insecticidas y el amoniaco pueden causar daños y lesiones de la misma magnitud que otros agentes químicos empleados con fines terroristas.

++

En un ejemplo reciente, los insurgentes de Irak utilizaron el cloro gaseoso liberado de tanques después de explosiones, como una forma burda de ataque terrorista con productos químicos. Al usar dicho gas causaron la muerte de 12 personas e intoxicaron a más de 140 en tres ataques en febrero de 2007. El cuadro 222-1 describe aspectos fisiológicos iniciales y el cuadro 222-2 aporta lineamientos para el tratamiento inmediato de la intoxicación por cloro. A pesar de todo, el tema principal de este capítulo lo constituyen los agentes bélicos neurotóxicos y vesicantes que se han utilizado en guerras y contra civiles y que, según se ha demostrado, tienen una trascendencia enorme en la salud pública.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 222-1Identificación y diagnóstico de los efectos del terrorismo químico sobre la salud

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.