Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

Los ataques terroristas con dispositivos nucleares o productores de radiación constituyen una amenaza indiscutible desde el siglo pasado y han originado efectos tanto médicos como psicológicos peculiares. En este capítulo se señalarán las situaciones más comunes de los posibles ataques y los principios médicos contra ellas.

++

Se conocen dos grandes categorías de posibles incidentes terroristas con consecuencias radiológicas muy amplias. La primera de ellas es el uso de dispositivos de dispersión radiológica, lo que provoca la diseminación intencional de material radiactivo sin detonación nuclear por medio del empleo de explosivos convencionales con radioisótopos, el ataque a instalaciones nucleares fijas o el ataque a buques de superficie o submarinos impulsados por energía nuclear. Otras formas posibles de generar un ataque terrorista son las armas nucleares inservibles que ya han sido detonadas sin carga nuclear y la siembra de radioisótopos en los alimentos o el agua. La segunda situación, que es la menos probable, es el uso real de armas nucleares. Cada situación tiene sus propios aspectos médicos, incluidas las lesiones “convencionales” por ondas expansivas o de origen térmico, la penetración en un campo de radiación y la exposición a contaminación externa o interna después de una explosión radiactiva.

++

TIPOS DE RADIACIÓN POR RADIOISÓTOPOS

++

Los isótopos de los átomos con números desiguales de protones o neutrones son normalmente inestables; descargan partículas o energía a la materia, fenómeno que se denomina radiación. Los rayos principales son alfa, beta, gamma y los neutrones.

++

La radiación alfa (α) es generada por partículas pesadas con carga positiva que contienen dos protones y dos neutrones. Por lo general, las partículas alfa son emitidas por isótopos con un número atómico de 82 o mayor, el uranio o el plutonio. Por su gran tamaño, estas partículas tienen una capacidad de penetración muy limitada. Cualquier obstáculo delgado, como las ropas o la misma piel humana, les impiden penetrar en el cuerpo y el riesgo de exposición externa es muy reducido. Si de alguna forma penetran, causan un notable daño celular en su entorno más inmediato.

++

La radiación beta (β) es generada por electrones, que son partículas pequeñas, ligeras y de carga negativa (tienen una masa de aproximadamente 1/2 000 de la del neutrón o la del protón). Avanzan sólo una pequeña distancia finita en los tejidos, según la energía que posean. La exposición a partículas beta es frecuente en muchos accidentes por radiación. El miembro mejor conocido de este grupo es el yodo radiactivo, liberado en los accidentes de plantas nucleares. Las hojas de plástico y las ropas impiden la penetración de casi todas las partículas de este tipo, que se miden en milímetros. Un gran cuanto de energía aplicada al estrato basal de la piel puede ocasionar una quemadura semejante a la que produce el calor, y se la trata de igual forma.

++

Los rayos gamma (γ) y los rayos X...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.