Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La angioplastia coronaria transluminal percutánea (PTCA, percutaneous transluminal coronary angioplasty) fue practicada por primera vez por Andreas Gruentzig en 1977 como sustitutivo de la cirugía de derivación coronaria. Charles Dotter en 1964 demostró originalmente el concepto de dilatación percutánea de los vasos periféricos ateroescleróticos, cuando utilizó catéteres rígidos de diámetro graduado para ensanchar de modo progresivo el interior de los vasos. La creación de un catéter fino con globo inelástico por parte de Gruentzig permitió ampliar la técnica y usarla en vasos periféricos y coronarios de menor calibre. La experiencia inicial con vasos coronarios se circunscribió a un pequeño porcentaje de personas cuya enfermedad de coronarias afectaba una sola arteria y en el caso de lesiones proximales definidas y ello se debió a limitaciones técnicas del equipo. Los progresos de la tecnología y una mayor experiencia por parte del operador hicieron que el procedimiento fuera utilizado con frecuencia cada vez mayor en pacientes con lesiones más complejas y afectación de varias coronarias; en 1990, en Estados Unidos se supo que cada año se había realizado en más de 300 000 pacientes. La adición de dispositivos para aterectomía que eliminaba placas fue útil con la práctica más amplia del método, pero uno de los grandes progresos en este terreno fue la introducción de endoprótesis coronarias en 1994, dispositivos que disminuyeron la frecuencia de complicaciones agudas y redujeron en 50% el problema grave de reaparición de la estenosis. Hubo una disminución todavía mayor en la frecuencia de estenosis con la introducción de endoprótesis con impregnación de fármacos, en 2003; las endoprótesis con tales características tenían una cubierta de polímero sobre el dispositivo metálico, impregnada con farmacos antiproliferativos que liberaban poco a poco fármacos de modo directo en la placa, en el transcurso de meses. En la actualidad en Estados Unidos cada año se colocan más de un millón de endoprótesis y a nivel mundial más de cuatro millones. La intervención coronaria percutánea (PCI, percutaneous coronary intervention) es el método más frecuente de revascularización que se realiza en Estados Unidos, y la frecuencia con que se practica es casi del doble de la frecuencia de la cirugía de derivación de arteria coronaria.

++

El terreno de la cardiología intervencionista ha madurado al grado de ser reconocido como disciplina independiente en cardiología, que exige preparación especializada. En la actualidad para tener certificación en cardiología intervencionista se exige un año completo en esta especialidad, después de haber practicado tres años cardiología general y también una certificación por una junta diferente. La disciplina también se ha ampliado para incluir intervenciones en cardiopatías estructurales como sería el tratamiento de cardiopatías congénitas y valvulopatías cardiacas; también incluye intervenciones para tratar vasculopatías periféricas que incluyen lesiones ateroescleróticas y no ateroescleróticas en las circulaciones carotídea, renal, aórtica y periférica.

++

TÉCNICA

++

El método inicial se realiza en una forma similar a como se practica el cateterismo cardiaco con fin diagnóstico (cap. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.