Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El trasplante pulmonar es una consideración terapéutica para muchos pacientes con enfermedad pulmonar no maligna en etapa terminal; prolonga la supervivencia y mejora la calidad de vida en los receptores bien seleccionados. Desde 1985 se han registrado más de 25 000 procedimientos en todo el mundo, y se han informado ~2 200 trasplantes anuales en los últimos años.

++

INDICACIONES

++

Las indicaciones cubren todo el espectro de enfermedades pulmonares. En los últimos años las más frecuentes han sido la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ~30%; fibrosis pulmonar idiopática (IPF, idiopathic pulmonary fibrosis), ~30%; fibrosis quística (CF, cystic fibrosis), ~15%; enfisema por deficiencia de antitripsina α1, ~3%, e hipertensión arterial pulmonar idiopática (IPAH, idiopathic pulmonary arterial hypertension), ~2%. Otras enfermedades completan la cuenta de las indicaciones primarias y un segundo trasplante representa ~4% de los procedimientos.

++

SELECCIÓN DEL RECEPTOR

++

El trasplante debe considerarse cuando se agotaron otras opciones terapéuticas y cuando se espera que el pronóstico del paciente mejore con el procedimiento. Las tasas de sobrevida pueden compararse con los índices predictivos para la enfermedad del paciente, pero también debe incorporarse la evolución clínica individual en la valoración. Además, la calidad de vida es un motivo primario para el trasplante en muchos pacientes y el prospecto de la sobrevida ajustada para la calidad de vida a menudo resulta atractivo, incluso si la ventaja para la sobrevida es marginal.

++

En el cuadro 266-1 se resumen los lineamientos de consenso específicos de cada enfermedad que permiten remitir a los pacientes a valoración y realización de trasplante. Estos lineamientos están vinculados con las características clínicas, fisiológicas, radiográficas y patológicas que influyen en el pronóstico de las enfermedades respectivas. Los pacientes elegibles para el trasplante pulmonar también se someten a detección minuciosa de enfermedades concomitantes que pudieran tener una influencia adversa en el resultado. No son inusuales trastornos como hipertensión sistémica, diabetes mellitus, reflujo gastroesofágico y osteoporosis, pero si no están complicados y se tratan en forma adecuada, no descalifican para el trasplante. En la mayor parte de los centros, el límite de edad está entre 65 y 70 años.

++
Table Graphic Jump Location
CUADRO 266-1Lineamientos específicos por enfermedad para referencia y trasplante

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.