Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

La atención de los pacientes en estado crítico exige el conocimiento profundo de los mecanismos fisiopatológicos y se orienta primero a la reanimación de personas con deterioro funcional extremo. Dicha reanimación suele ser rápida y quizá se haya iniciado sin conocer a detalle antecedentes médicos del enfermo. Mientras se estabiliza a la persona, los intensivistas intentan obtener información médica para complementar la valoración en tiempo real del estado fisiológico y trastornos del paciente. Los intensivistas cuentan con innumerables medios para la valoración precisa de los aspectos fisiopatológicos y para el apoyo de la insuficiencia incipiente de diversos órganos y así, aprovechan la oportunidad para diagnosticar y tratar los cuadros primarios en un paciente ya estabilizado. Por todo lo expresado, en la unidad de cuidados intensivos se utilizan muy a menudo intervenciones penetrantes como la ventilación mecánica y el tratamiento de reemplazo renal, así como medios para diagnóstico, como las vías venosas centrales y los catéteres en la arteria pulmonar. Es decisivo valorar los riesgos y beneficios de tales intervenciones terapéuticas intensivas, a menudo cruentas, a fin de garantizar un desenlace óptimo para el paciente. No obstante, los intensivistas deben reconocer cuándo las posibilidades de recuperación de los pacientes son remotas o imposibles y hacer lo posible por asesorar y brindar comodidad a los individuos moribundos y sus familiares cercanos. Los médicos que atienden a pacientes en estado crítico a menudo deben reorientar las metas de la asistencia y en vez de enfocarse a la reanimación y a la curación, se orientarán a lograr la comodidad del enfermo cuando no es posible resolver una enfermedad subyacente.

++

VALORACIÓN INICIAL DE LA GRAVEDAD DE LA ENFERMEDAD

++

Con cierta regularidad, el personal de la unidad de cuidados intensivos (ICU, intensive care unit) clasifica las enfermedades de cada paciente en grados de intensidad. Se conocen innumerables sistemas cuantitativos de este tipo que en los últimos 20 años han sido elaborados y validados. A pesar de que los sistemas en cuestión han sido convalidados como instrumentos para valorar de modo exacto poblaciones de individuos en estado crítico, no hay tanta certidumbre en cuanto a su utilidad para prever los resultados en pacientes individuales.

++

Los sistemas de cuantificación de la gravedad de las enfermedades son importantes para la definición de poblaciones de sujetos en estado crítico; tal medida permite la comparación eficaz de grupos de personas que participan en investigaciones clínicas. Los investigadores, para tener la seguridad de que es real un supuesto beneficio de un tratamiento, deben tener la certidumbre de que los grupos participantes en una investigación clínica presentan cuadros patológicos de intensidad similar. Las puntuaciones de gravedad del trastorno también son útiles para orientar las normas administrativas de hospitales. Los sistemas cuantitativos pueden esclarecer aspectos del tipo de la asignación de recursos, como los destinados a atención de enfermería y técnicas complementarias. Los sistemas de cuantificación mencionados también son útiles en la valoración de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.