Skip to Main Content

++

INTRODUCTIÓN

++

El riñón es uno de los órganos con más diferenciación en el organismo. Al terminar el desarrollo embrionario, casi 30 tipos distintos de células forman una multitud de capilares de filtración y nefronas segmentadas cubiertas por un intersticio dinámico. Esta diversidad celular modula diversos procesos fisiológicos complejos. Funciones endocrinas, regulación de la presión arterial y la hemodinámica intraglomerular, transporte de solutos y agua, equilibrio ácido-base, y eliminación de metabolitos de fármacos se logran por efecto de mecanismos intrincados de respuesta renal. Esta diversidad fisiológica depende del maravilloso ingenio arquitectónico de la nefrona, que evolucionó al tiempo que los organismos complejos salieron del agua para vivir sobre la tierra.

++

DESARROLLO EMBRIONARIO

++

Los riñones se desarrollan a partir del mesodermo intermedio bajo el control programado o secuencial de un número creciente de genes, que se describen en la figura 277-1. La transcripción de estos genes se encuentra guiada por indicadores morfogénicos, que invitan a dos germinaciones ureterales a penetrar a los blastemas metanéfricos, donde inducen a las células primarias del mesénquima para constituir las nefronas tempranas. Esta inducción implica la participación de distintas vías de señalización complejas que se encuentran mediadas por Pax2, Six2, WT-1, Wnt9b, c-Met, el factor de crecimiento de fibroblastos, el factor de crecimiento transformador beta, el factor neurotrópico derivado de las células gliales, el factor de crecimiento de los hepatocitos y el factor de crecimiento epidérmico. Los dos brotes ureterales emergen a partir de los conductos néfricos posteriores y maduran para constituir sistemas colectores independientes, que a la larga constituyen una pelvis renal y un uréter. El mesénquima inducido experimenta transiciones de mesénquima-epitelio hasta formar corpúsculos en coma en el extremo proximal de cada yema ureteral, que permiten la formación de las nefronas en formas de S, que se dividen y convergen con las células endoteliales penetrantes provenientes de los angioblastos en formación. Bajo la influencia del factor A de crecimiento del endotelio vascular (VEGF-A) las células penetrantes en cuestión forman capilares con las células mesangiales vecinas, que terminan por diferenciarse en un filtro glomerular, para el agua y los solutos del plasma. Las yemas ureterales se ramifican y cada ramificación produce un conjunto nuevo de nefronas. El número de ramificaciones es el que al final rige el número total de nefronas en cada riñón. Existen alrededor de 900 000 glomérulos en cada riñón en los adultos que tuvieron peso normal al nacer, e incluso tan sólo 225 000 en adultos que tuvieron bajo peso al nacer (esto último genera numerosos riesgos comórbidos).

++
Figura 277-1

Genes que controlan la nefrogénesis en riñones. Se ha identificado un número cada vez mayor de genes en diversas fases del desarrollo glomerulotubular en riñones de mamíferos. Los genes incluidos en esta figura han sido estudiados en ratones genéticamente modificados y su sitio corresponde a las fases clásicas del desarrollo de los riñones postulado por Saxen en 1987. GDNF (giant cell line-derived neutrophilic factor...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.