Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Este capítulo esboza los principios generales para la valoración y tratamiento de víctimas de envenenamiento e intoxicación por serpientes venenosas y criaturas marinas. Como la incidencia de mordeduras y picaduras graves es relativamente baja en países desarrollados, la investigación clínica relevante es escasa; por lo tanto, la toma de decisiones terapéuticas a menudo se basa en información anecdótica.

++

MORDEDURA DE SERPIENTE VENENOSA

++

EPIDEMIOLOGÍA

++

Las serpientes venenosas pertenecen a las familias Viperidae (subfamilia Viperinae, serpientes del Viejo Mundo; subfamilia Crotalinae, serpientes de foseta americanas y asiáticas), Elapidae (incluye cobras, búngaros [a veces llamados kraits], coralillo y todas las serpientes venenosas australianas), Hydrophiidae (serpientes marinas), Atractaspididae (áspides de madriguera) y Colubridae (una familia grande en la que la mayoría de las especies no es venenosa, sólo unas cuantas representan un peligro tóxico para los seres humanos). Las tasas de mordeduras son más altas en regiones templadas y tropicales, donde las poblaciones subsisten de la agricultura manual. Cálculos recientes indican que cada año se producen entre 1.2 y 5.5 millones de mordeduras de serpiente en todo el mundo, con 421 000 a 1 841 000 envenenamientos y 20 000 a 94 000 muertes. Estas estimaciones tan amplias son reflejo de dos hechos: la recopilación de datos es problemática en las regiones más afectadas por las serpientes venenosas (el “mundo en desarrollo”) y lo que constituye una “mordedura de serpiente” varía según los investigadores. Algunos cuentan todas las mordeduras de serpientes (una cifra que podría incluir las mordeduras de serpientes no venenosas), mientras que otros cuentan sólo los envenenamientos evidentes.

++

ANATOMÍA E IDENTIFICACIÓN DE LAS SERPIENTES

++

El aparato venenoso de una serpiente típica consiste en glándulas de veneno bilaterales, situadas debajo y detrás de los ojos, y conectadas por conductos a los dientes maxilares anteriores huecos. En las serpientes venenosas (subfamilias Viperinae y Crotalinae), esos dientes son largos colmillos móviles que se retraen contra el techo de la boca cuando el animal está en reposo. En las elápidas y serpientes marinas, los colmillos son más pequeños y están relativamente fijos en posición recta. En casi 20% de las mordeduras de serpientes de foseta y en porcentajes más altos de mordeduras por otras serpientes (hasta 75% de las marinas) no se libera veneno (mordeduras “secas”). El envenenamiento grave ocurre tal vez en ~50% de todas las mordeduras de serpientes venenosas.

++

La diferenciación entre una especie de serpiente venenosa y otra no venenosa puede ser difícil. Los miembros de la familia Viperidae se caracterizan por su cabeza triangular (un rasgo que comparten con muchas serpientes inocuas), pupilas elípticas (también observadas en serpientes no venenosas, como boas y pitones), colmillos maxilares grandes y en las serpientes de foseta, por un par de hoyuelos sensibles al calor (órganos foveales) a cada lado de la cabeza. Por lo general, las serpientes de cascabel americanas tienen una serie de placas de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.