Skip to Main Content

+

Las vacunas de la hepatitis B (HB) estuvieron disponibles a principios de los años ochenta, y son muy inmunógenas y eficaces. La mayor parte de las vacunas inducen la producción de anticuerpos protectores frente al antígeno de superficie HB (anti-HBs), pero, después de una serie primaria de vacunaciones, existe una disminución gradual del título con los años. Se ha documentado que las vacunas con anticuerpos anti-HBs bajos o indetectables muestran una importante respuesta anamnésica hasta 10 años después de la primovacunación. Actualmente, ninguna vacuna ha convertido un portador 5-10 años después de la primovacunación; por tanto, muchos investigadores han considerado innecesarias las vacunaciones de refuerzo después delos 10 años de edad. De hecho, el European Consensus Group on Hepatitis B Immunity fue un paso más allá y, en 2000, emitió una declaración contra el uso de refuerzos de la vacuna de la HB en personas inmunocompetentes 15 años después de la primovacunación. Sin embargo, algunos investigadores han seguido recomendando refuerzos debido a la progresiva disminución de anti-HBs con el tiempo y al posible riesgo asociado de aparición de infecciones por HB.

+

Recientemente, Lu et al. (2004) documentaron un estudio que determinaba: anticuerpos frente a antígeno central HB (anti-HBc), antígeno HB de superficie (HBsAg) y valores de HBsAg (anti-HBs) antes y después del refuerzo. Incluyeron dos cohortes de niños de 15 años, y los observaron 15 años después de la primovacunación neonatal. El grupo A estaba formado por 78 niños que nacieron de madres portadoras de HBsAg y con positividad para el antígeno Hbe y que habían desarrollado niveles protectores de anticuerpos anti-HBs. El grupoB estaba formado por 113 niños aparentemente sanos cuyos valores anti-HBs tras la vacunación se desconocían. Un hallazgo importante fue que estos investigadores no fueron capaces de identificar anti-HBs en el 30 % del grupo A y en el 62 % del grupoB.

+

Además, este estudio detectó anti-HBc en el 33 % del grupo A, pero sólo en el 4 % del grupo B. Así, 15 años después de la vacunación neonatal con vacuna HB, una gran proporción de estos niños mostraba una disminución de la inmunidad. Esto plantea el riesgo de posibles brotes de infección. Afortunadamente, un solo refuerzo aumentó la respuesta serológica a la vacuna en la mayoría de los pacientes.

Lu C-Y et al: Waning immunity to plasma-derived hepatitis B vaccine and the need for boosters 15 years after neonatal vaccination. Hepatology 40:1415, 2004  [PubMed: 15565627]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.