Skip to Main Content

+

La esquistosomosis crónica es una de las enfermedades infecciosas más prevalentes en todo el mundo, con más de 200 millones de personas afectadas. Sin embargo, la falta de cuantificación de la discapacidad que produce la esquistosomosis (p. ej., estado funcional o calidad de vida) ha hecho que tenga una prioridad baja según las estimaciones sobre los años de vida saludable perdidos por discapacidad de la Organización Mundial de la Salud. King et al. (2005) han revisado con un punto de vista crítico los datos sobre discapacidad producidos por la esquistosomosis crónica, llevando a cabo un metaanálisis de los estudios publicados y no publicados en los que se hubiera cuantificado la morbilidad de la enfermedad. Estos investigadores utilizaron subcomponentes de las valoraciones sobre calidad de vida relacionadas con la salud (HRQoL, del inglés health-related quality-of-life) (p. ej., mayores necesidades de atención sanitaria y déficit en el rendimiento individual) en representación de la HRQoL; también estudiaron la prevalencia y gravedad de la morbilidad que puede relacionarse con la discapacidad (p. ej., dolor abdominal, diarrea y anemia).

+
+

Se incluyeron un total de 135 estudios desde 1938 a 2002. Quedaron representadas todas las especies principales de Schistosoma. Todas las estimaciones finales publicadas se calcularon mediante el método de los efectos aleatorios. En conjunto, las personas con infección por S. mansoni tenían un déficit de hemoglobina significativamente mayor que las personas no infectadas. El análisis de todos los estudios, independientemente de las especies, demostró unos niveles de hemoglobina significativamente menores en las personas infectadas respecto a las no infectadas. El tratamiento mejoró la anemia. Se asociaron con infección los déficit significativos de peso, de peso en relación con la altura, y del grosor del pliegue cutáneo. Otros déficit funcionales fueron una asociación significativa con la diarrea, el dolor abdominal o genitourinario, y el cansancio o la intolerancia al ejercicio.

+
+

Este análisis demostró que la esquistosomosis crónica se asocia de forma significativa con diarrea, dolor y cansancio, así como con déficit de hemoglobina, malnutrición y disminución de la tolerancia al ejercicio. Estos resultados sugieren que la esquistosomosis se asocia con una importante disminución del rendimiento que puede mejorarse con el tratamiento. El grado de anemia de los pacientes con esquistosomosis crónica se ha asociado con la disminución de la productividad profesional, la capacidad punta de ejercicio y la resistencia al trabajo. Los autores calculan que el coste global de una persona infectada depende al menos en un 2-15% de la discapacidad crónica. Su estimación de discapacidad es 4 a 30 veces superior que la discapacidad por edad que atribuye a la enfermedad el Global Burden of Disease Project. La esquistosomosis crónica representa una carga importante para la salud pública.

King CH et al: Reassessment of the cost of chronic helminthic infection: A meta-analysis of disability-related outcomes in endemic schistosomiasis. Lancet 365:1561, 2005  [PubMed: 15866310]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.