Skip to Main Content

+

La diabetes mellitus gestacional (GDM, del inglés gestational diabetes mellitus), el reconocimiento inicial durante el embarazo de una intolerancia a la glucosa, afecta al 5-8% de todos los embarazos y se asocia con macrosomía fetal, traumatismo obstétrico y riesgo futuro de la madre de desarrollar diabetes mellitus tipo 2. A pesar de estas complicaciones bien documentadas, no existen pruebas suficientes de que las medidas terapéuticas modifiquen estas consecuencias (Preventative Services Task Force Report, 2003). Por ello, no existe acuerdo sobre cuáles deben ser las directrices de detección, diagnóstico y tratamiento de la GDM.

+

Crowther et al. (2005) han llevado a cabo recientemente un ensayo aleatorizado en 1000 mujeres con GDM para estudiar el efecto del tratamiento sobre el riesgo de complicaciones perinatales. Las mujeres no tenían antecedentes de diabetes ni de GDM y fueron incluidas en el estudio si tenían unos niveles de glucosa en ayunas inferiores a 140 mg/dL (7.8 mmol/L) y una cifra de glucosa a las 2 horas entre 140 y 198 mg/dL (11.0 mmol/L) tras una prueba de tolerancia oral a 75 gramos de glucosa realizada a las 24 y 34 semanas de embarazo. El grupo de intervención (n = 490) recibió un tratamiento para la GDM consistente en consejo dietético, autocontrol de la glucemia y tratamiento con insulina si la hiperglucemia era importante. El grupo control (n = 510) y el personal sanitario que les atendía desconocían la intolerancia a la glucosa y las mujeres recibieron cuidados perinatales habituales incluyendo un mayor asesoramiento sobre la GDM si clínicamente estaba indicado. Debería tenerse en cuenta que en este estudio los criterios diagnósticos diferían algo de los aceptados actualmente en los Estados Unidos y que se basan en una prueba de tolerancia oral a 100 gramos de glucosa (dos o más valores ≥ 95 mg/dL en ayunas; 1 h, 180 mg/dL; 2 h, 155 mg/dL; 3 h, 140 mg/dL).

+

Las complicaciones perinatales graves (definidas como muerte, distocia de hombros, fracturas óseas y parálisis de nervios) disminuyeron en el grupo de intervención en comparación con el grupo que recibió los cuidados habituales (1% frente a 4%). En el grupo que recibió los cuidados habituales se produjeron cinco muertes perinatales (tres nacidos muertos y dos muertes neonatales) en comparación con ninguno en el grupo de intervención. La macrosomía (definida como un peso al nacer ≥4 kg) fue significativamente más frecuente en el grupo que recibió los cuidados habituales que en el grupo de intervención (21% frente a 10%). Aunque las tasas de partos por cesárea fueron similares en ambos grupos (31% grupo de intervención y 32% en el de cuidados habituales), las tasas de inducción al parto y de ingreso de los recién nacidos en la unidad de cuidados intensivos neonatales fueron significativamente superiores en las mujeres del grupo de intervención, posiblemente debido a una mayor alerta médica en las mujeres con GDM conocida. Esta característica de su seguimiento puede explicar en parte la baja edad gestacional, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.