Skip to Main Content

+

En pacientes con cirrosis, los betabloqueantes adrenérgicos no selectivos disminuyen la presión portal al reducir el flujo venoso portal y disminuir el gasto cardíaco y el flujo sanguíneo esplácnico. Ensayos controlados y aleatorizados anteriores han demostrado que los betabloqueantes no selectivos pueden prevenir la hemorragia de las varices. Sin embargo, sigue planteándose la cuestión de si pueden, de hecho, prevenir la formación de las varices.

+

Para responder a esta pregunta, Groszmann et al. aleatorizaron a 213 pacientes con cirrosis e hipertensión portal (con un gradiente de presión venosa hepática  mínimo [HPVG, del inglés hepatic venous pressure gradient] de 6 mmHg) para ser tratados con timolol, un betabloqueante no selectivo (108 pacientes), o con placebo (105 pacientes). El criterio de valoración primario fue tanto la formación de varices esofágicas como el sangrado de las mismas. La endoscopia y el HPVG se repitieron con una frecuencia anual. Durante un período medio de seguimiento de 4½ años, la tasa del criterio primario de valoración no se diferenció de forma significativa entre los dos grupos; tampoco se produjeron diferencias en las tasas de complicaciones como la ascitis, la encefalopatía, el trasplante hepático o la muerte. De hecho, los efectos adversos graves fueron más frecuentes en los pacientes del grupo del timolol, en concreto, 18% frente a 6% (p = .006).

+

En un editorial adjunto, Mukherjee y Sorrell destacan que una aportación novedosa y muy importante de este artículo es el papel fundamental del control del HVPG como herramienta diagnóstica y pronóstica en pacientes con cirrosis. En general, los gastroenterólogos han utilizado los signos vitales para controlar la eficacia de los betabloqueantes o practicado la endoscopia superior para la detección sistemática de pacientes con varices. Sin embargo, Mukherjee y Sorrell ponen de relieve que el coste-beneficio del control del HVPG debería animar a los médicos a considerar esta técnica como parte integral de su arsenal clínico en el tratamiento de los pacientes con cirrosis, y contemplar el HVPG como un método complementario, más que como una alternativa, a la endoscopia superior.

Groszmann RJ et al: Beta-Blockers to Prevent Gastroesophageal Varices in Patients with Cirrhosis. N Engl J Med 353:2254, 2005.  [PubMed: 16306522]
Mukherjee S, Sorrell MF: Beta-Blockers to Prevent Esophageal Varices—An Unfulfilled Promise. N Engl J Med 353:2288, 2005.   [PubMed: 16306528]
Targownik LE et al: The Cost-Effectiveness of Hepatic Venous Pressure Gradient Monitoring in the Prevention of Recurrent Variceal Hemorrhage. Am J Gastroenterol 99:1306, 2004.   [PubMed: 15233670]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.