Skip to Main Content

+

El cáncer de ovario suele manifestarse en el estadio III de la enfermedad, limitándose su afectación a la cavidad peritoneal. Cuando el cáncer de ovario puede ser resecado quirúrgicamente de tal modo que la enfermedad residual, si la hay, sea < 1 cm de diámetro, con quimioterapia sistémica posterior (generalmente cisplatino más paclitaxel) la mediana de supervivencia es de aproximadamente 4 años. Cuando la cirugía de extirpación es subóptima y deja masas de tumor residuales > 1 cm de diámetro, la supervivencia tras la quimioterapia con cisplatino más paclitaxel es de aproximadamente 3 años.

+

Como el cáncer de ovario suele limitarse a la cavidad peritoneal, la idea de administrar quimioterapia en la cavidad peritoneal para tratarlo ha resultado atractiva. Este método tiene algunas ventajas farmacológicas: pueden conseguirse así mayores concentraciones del fármaco en contacto directo con el tumor que con su administración por vía intravenosa, y la absorción intraperitoneal del fármaco al torrente circulatorio permite alcanzar unas concentraciones sanguíneas similares a las que se consiguen con la administración intravenosa directa. Por tanto, a pesar del hecho de que en administración tópica los fármacos penetran sólo una distancia corta en los tumores, su administración combinada local y sistémica puede ser ventajosa.

+

Los intentos previos de utilizar quimioterapia intraperitoneal en pacientes con cáncer de ovario han tenido sólo un éxito limitado. La utilización sistemática de la administración intraperitoneal de fármacos se ha visto obstaculizada tanto por sus exigencias técnicas y efectos tóxicos como por el hecho de que los estudios anteriores habían demostrado sólo unos incrementos marginales de eficacia siguiendo pautas de quimioterapia subóptimas. Sin embargo, Armstrong et al. (2006) del Gynecologic Oncology Group han publicado un análisis de pacientes tratados con quimioterapia estándar (cisplatino más paclitaxel) comparada con paclitaxel intravenoso más cisplatino y paclitaxel intraperitoneales que defiende de nuevo las ventajas de la administración intraperitoneal de fármacos.

+

Pacientes con una resección quirúrgica óptima de un cáncer de ovario en estadio III fueron asignados de forma aleatoria para recibir la combinación estándar de cisplatino más paclitaxel intravenosos o recibir la siguiente pauta: 135 mg/m2 de paclitaxel en goteo de 24 h un día, seguidos de 100 mg/m2 de cisplatino intraperitoneal el día 2 y 60 mg/m2 de paclitaxel intraperitoneal el día 8. Se programaron para ambos grupos seis ciclos de tratamiento, siendo cada ciclo de 3 semanas.

+

Con una mediana de tiempo de seguimiento de aproximadamente 4 años, la mediana de supervivencia libre de progresión fue de 18 meses para el tratamiento intravenoso y de 2 años para el tratamiento combinado intravenoso e intraperitoneal; la mediana de la supervivencia global fue de aproximadamente 4 años para el tratamiento intravenoso estándar y de 5.5 años para el tratamiento intravenoso más intraperitoneal (p = .03).

+

Los efectos tóxicos fueron peores en el grupo tratado con tratamiento intraperitoneal. La mielotoxicidad, la toxicidad gastrointestinal y la neurotoxicidad fueron, todas ellas y de forma significativa, más frecuentes y más graves con el tratamiento intraperitoneal. Además, en el brazo del tratamiento intraperitoneal un número mayor de pacientes tuvo dolor abdominal, infecciones y problemas relacionados con el catéter. Sólo el 42% de los pacientes completó los seis ciclos programados de tratamiento intraperitoneal. Aunque las valoraciones de calidad de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.