Skip to Main Content

+

Los recientes avances en los análogos de la insulina y en los sistemas de administración han ofrecido a los pacientes nuevas opciones para el tratamiento de la diabetes. Sin embargo, el control estricto de la glucemia continúa siendo difícil de conseguir y la adhesión al tratamiento sigue siendo un impedimento para muchos pacientes. La administración de la insulina por vía inhalada ofrece la posibilidad de una alternativa a las inyecciones de insulina preprandiales, mucho menos cruenta. Los pulmones ofrecen una extensa superficie con alveolos bien vascularizados y muy permeables que proporcionan a la insulina una puerta de entrada rápida al torrente sanguíneo.

+

La Food and Drug Administration (FDA) estadounidense ha probado recientemente la primera insulina inhalada (Exubera, Pfizer Inc., New York, NY) para el tratamiento de los pacientes adultos con diabetes de tipo 1 y tipo 2.

+

Ensayos clínicos recientes han demostrado la eficacia y seguridad a corto plazo de la insulina inhalada. Por ejemplo, Skyler et al. (2005), compararon la administración preprandial de insulina inhalada frente a la insulina regular subcutánea en pacientes con diabetes de tipo 1 que recibían de forma pautada insulina NPH subcutánea dos veces al día. En este ensayo aleatorizado de 6 meses, en los grupos de la insulina inhalada y de la insulina subcutánea se produjo una reducción similar de la hemoglobina A1c desde los valores basales de -0.3 y -0.1%, respectivamente. La consecución de un objetivo de hemoglobina A1c < 7% fue comparable, consiguiéndose en el 23.3% de los pacientes del grupo de la insulina inhalada y en el 22% de los pacientes del grupo de la insulina subcutánea. La frecuencia de episodios de hipoglucemia grave fue mayor en el grupo de la insulina inhalada (6.5 frente a 3.3 episodios por 100 pacientes y mes, respectivamente). El efecto adverso comunicado con mayor frecuencia en el grupo de la insulina inhalada fue la tos (25%), que disminuyó en frecuencia a lo largo de los 6 meses del período de estudio.

+

La eficacia de la insulina inhalada en pacientes con diabetes de tipo 2 fue demostrada en un ensayo controlado, aleatorizado y de diseño abierto publicado por Rosenstock et al. (2005). En este estudio, pacientes con un tratamiento oral doble (un secretagogo de insulina y un sensibilizador a la hormona) y con una hemoglobina A1c de 8 a 11% fueron tratados durante doce semanas con insulina inhalada, sola o combinada con un tratamiento oral, y se compararon después con el tratamiento sólo oral. Las diferencias ajustadas en los niveles de hemoglobina A1c del grupo de tratamiento fueron de -1.67 puntos del porcentaje para el grupo de la insulina inhalada más los dos fármacos orales, y de -1.18 para el grupo en monoterapia con insulina inhalada en comparación con los pacientes tratados sólo con los fármacos orales. En este estudio,  alcanzaron unos niveles de hemoglobina A1c < 7% el 32% de los pacientes del grupo de la insulina inhalada más dos fármacos orales, en comparación con sólo un 1% de los pacientes del grupo tratado sólo con los fármacos orales.

+

Es importante destacar que la insulina inhalada no debería ser utilizada por fumadores, ni por pacientes que hayan dejado de fumar en los últimos 6 meses. Está contraindicada también en los pacientes con asma, bronquitis o enfisema. Se recomienda la realización basal de pruebas de función respiratoria antes del comienzo del tratamiento con insulina inhalada, y posteriormente cada 6 a 12 meses, incluso aunque no haya síntomas pulmonares. Como afirmó la FDA, todavía son necesarios más estudios a largo plazo para confirmar la seguridad a largo plazo de la insulina inhalada y para conocer aún más su seguridad y eficacia en personas con una neumopatía subyacente.

+

 

Rosenstock ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.