Skip to Main Content

+

El diagnóstico de esclerosis múltiple (MS, del inglés multiple sclerosis) pude resultar a menudo dificultoso, incluso para los médicos experimentados, debido en parte a la heterogeneidad de formas de presentación de la enfermedad y a la falta de una única prueba diagnóstica fiable. El diagnóstico de MS se simplificó con la adopción generalizada de los “criterios de McDonald” de 2001, publicados por el Panel internacional para el diagnóstico de esclerosis múltiple. En la base de este esquema diagnóstico se encuentra una minuciosa anamnesis y exploración clínica además de los criterios de apoyo que proporcionan las pruebas de imagen cerebral, y a veces medular, en ocasiones acompañados de los denominados datos paraclínicos, como el análisis del LCR y los potenciales evocados visuales (VEP). El diagnóstico se establece confirmando la diseminación  de la enfermedad en el espacio y el tiempo. Estos criterios han demostrado tener una sensibilidad y especificidad aceptables para formular un diagnóstico de MS, sobre todo en las poblaciones de adultos occidentales con la forma clásica de MS recidivante-remitente (RRMS).

+

El mismo Panel internacional se ha reunido para revisar los criterios originales basándose en los datos recientemente disponibles y ampliamente aceptados. Esta revisión de 2005 de los criterios de McDonald también ha intentado clarificar algunas afirmaciones de los criterios originales, consideradas vagas o confusas por algunos médicos.

+

En los criterios revisados han cambiado los requisitos que demuestran diseminación en el tiempo en la MRI cerebral. Los nuevos criterios establecen dos formas diferentes de demostrar diseminación en el tiempo mediante cortes seriados de  MRI cerebral: 1) detección de realce con gadolinio 3 meses después del proceso inicial en una localización que no se corresponde con dicho proceso inicial, ó 2) detección de una lesión nueva en T2 en una imagen obtenida al menos 30 días después del comienzo del cuadro clínico inicial. Este último requisito acorta el tiempo entre los estudios de imagen necesarios para demostrar diseminación en el tiempo, lo que permite un diagnóstico y tratamiento más precoces.

+

También se ha revisado el requisito de los criterios de imagen que demuestran diseminación en el espacio, para clarificar el papel de la MRI medular en el diagnóstico de la MS. Los criterios revisados de 2005 determinan que una lesión típica en la médula espinal puede considerarse equivalente a una lesión cerebral infratentorial y que una lesión medular con realce puede sustituir a una lesión cerebral con realce. Esta revisión es especialmente importante porque aunque en el cerebro de adultos sanos pueden aparecer lesiones similares a las de la MS, la aparición de lesiones típicas en la médula espinal es más específica de MS.

+

El diagnóstico de la forma progresiva primaria de MS (PPMS), tan infrecuente, continúa siendo un desafío. Los criterios revisados simplifican el diagnóstico de la PPMS e incorporan los resultados de investigaciones recientes que demuestran que la PPMS puede diagnosticarse en ausencia de datos a favor en el LCR. Los nuevos criterios exigen 1 año de progresión de la enfermedad junto con dos de los siguientes: ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.