Skip to Main Content

+

Muchos ensayos recientes de medicaciones para la esclerosis múltiple recidivante-remitente se han servido del número y volumen de las lesiones en T2 de la resonancia magnética (MRI, del inglés magnetic resonance imaging) como referencia de gravedad de la enfermedad. Actualmente, los médicos suelen utilizar estudios seriados de MRI para controlar la progresión de la enfermedad, incluso en pacientes clínicamente estables. Sin embargo, algunos médicos han cuestionado este método, alegando una desconexión entre las lesiones de la MRI y el curso clínico en algunos pacientes con esclerosis múltiple. Un pequeño estudio reciente ha intentado afrontar este tema correlacionando estudios seriados de MRI con el curso clínico de los pacientes a lo largo de un período de 13 años.

+

Los autores incluyeron a 30 pacientes en este estudio longitudinal, formando todos ellos parte de un subgrupo de pacientes previamente incluidos en un ensayo sobre el interferón beta, que actualmente ha sido aprobado por la Food and Drug Administration estadounidense para el tratamiento de la esclerosis múltiple recidivante-remitente. Los estudios de MRI se realizaron a la entrada en el estudio, a los dos años, y con frecuencia anual después, mientras que el seguimiento clínico se prolongó una media de 13.1 años.

+

Los autores encontraron que el volumen de las lesiones de MRI en T2 en la situación basal se relacionaba de forma significativa con las mediciones de atrofia cerebral y de anomalías de señal en regiones de tejido cerebral de aspecto normal a los 13 años de seguimiento. Los cambios en el volumen de las lesiones en T2 al cabo de los dos primeros años del estudio se correlacionaban de forma significativa con mediciones similares de atrofia y de carga de lesiones a los 13 años de seguimiento, así como con una puntuación de discapacidad, la Multiple Sclerosis Functional Composite Score, al final del seguimiento. No se pudo establecer una relación similar entre las lesiones hipointensas en T1 o las lesiones realzadas con gadolinio observadas al comienzo. El volumen de las lesiones observado en T2 en la situación basal tuvo una mayor correlación con la evolución clínica a los 13 años de seguimiento que a los 2 años; esta última observación puede servir como explicación de la discrepancia entre la MRI y la expresión clínica que han observado los médicos en otros estudios pequeños de pacientes con esclerosis múltiple.

+

Los autores estudiaron entonces el impacto de la edad sobre esta relación entre la carga de lesiones en T2 y la discapacidad clínica a largo plazo, recalculando estas correlaciones de forma independiente en sendas mitades de los pacientes del estudio: los de menor edad y los de mayor edad. Encontraron un efecto significativo de la edad sobre esta relación, mostrando los pacientes de mayor edad una mayor discapacidad clínica al final del seguimiento para una determinada carga de lesiones en T2.

+

Aunque el número de pacientes estudiado aquí es pequeño, los médicos pueden utilizar estos datos para apoyar la idea de que en los pacientes con esclerosis múltiple una gran carga de lesiones en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.