Skip to Main Content

+

Una profusión de datos apoya el uso de estatinas hipocolesterolemiantes para la prevención secundaria en pacientes con infarto de miocardio. En estos ensayos, los pacientes han presentado no sólo una disminución de las complicaciones cardiovasculares secundarias, sino también una reducción del riesgo posterior de ictus y accidentes isquémicos transitorios (TIA, del inglés transient ischemic attack) en el análisis de subgrupos. No obstante, aún no queda claro si el tratamiento con una estatina después de un ictus o TIA iniciales previene secundariamente de forma eficaz otros episodios cerebrovasculares. Un ensayo de gran tamaño recientemente publicado ha intentado abordar este tema y guiar a los médicos que valoran la posibilidad de utilizar una estatina en sus pacientes con ictus o TIA.

+

El ensayo Stroke Prevention by Aggressive Reduction in Cholesterol Levels (SPARCL) incluyó a 4731 adultos que habían sufrido un ictus isquémico o hemorrágico o un TIA, diagnosticado por un neurólogo, entre uno y seis meses antes de su inclusión en el estudio. Fueron excluidos aquellos pacientes con fibrilación auricular o fuentes embolígenas cardíacas demostradas, en el intento de centrarse en una población con ictus de origen ateroesclerótico. También fueron excluidos los pacientes con cardiopatía coronaria conocida. Los pacientes, con un nivel basal de LDL de 100 a 190 mg/dL, fueron asignados de forma aleatoria en forma doble ciego a recibir 80 mg diarios de atorvastatina o un placebo, siendo el criterio principal de valoración la aparición de ictus, no mortal o mortal. Los dos grupos del estudio presentaron unos niveles similares de LDL al comienzo del estudio y no presentaron diferencias significativas en cuanto al uso de antiplaquetarios, antihipertensivos ni warfarina a lo largo del ensayo.

+

Tras una mediana de seguimiento de casi 5 años, el grupo de la atorvastatina demostró un 16.0% de reducción relativa del riesgo de ictus posterior, no mortal o mortal [cociente de riesgo (HR), 0.84; CI del 95%, 0.71 a 0.99; p = .03). El número necesario a tratar con atorvastatina durante 5 años para prevenir un nuevo episodio de ictus fue de 46 pacientes (CI del 95%: 24 a 243 pacientes). El análisis de objetivos secundarios reveló una disminución significativa en el riesgo combinado de ictus y TIA (cociente de riesgo, 0.77; CI del 95%, 0.67 a 0.88; p < .001), así como de procesos cardiovasculares como el infarto de miocardio. No se registraron diferencias significativas de mortalidad entre los dos grupos.

+

El número de pacientes perdido para el seguimiento fue similar en ambos grupos, al igual que las tasas de efectos adversos graves. Sólo hubo cinco casos de rabdomiólisis en el ensayo, y tres se presentaron en los pacientes asignados al placebo. El aumento persistente de las transaminasas (definido como más de tres veces los valores normales) fue más frecuente en el grupo de la estatina que en el grupo del placebo (2.2% frente a 0.5%, p < .001), pero no se produjeron episodios de insuficiencia hepática en ninguno de los pacientes del ensayo.

+

De los 88 pacientes que sufrieron al menos un ictus hemorrágico durante el estudio, 55 estaban en el grupo de la estatina y 33 en el grupo del placebo. Aunque este ensayo no estaba potenciado adecuadamente para detectar una diferencia en las tasas de hemorragia, estos resultados concuerdan con algunos estudios previos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.