Skip to Main Content

+

Algunos de los síntomas más discapacitantes para los pacientes con enfermedad de Alzheimer y sus familias son las manifestaciones conductuales, como las alucinaciones y la agitación. Muchos médicos han recurrido a los antipsicóticos atípicos para tratar estos síntomas, a pesar de la relativa escasez de ensayos clínicos que respalden su empleo.  Estos fármacos están siendo ahora investigados por la Food and Drug Administration estadounidense ya que algunos metaanálisis han sugerido su asociación con una mayor mortalidad. Recientemente se ha llevado a cabo un estudio para determinar la eficacia de estos antipsicóticos atípicos en el control de los síntomas conductuales discapacitantes de los enfermos de Alzheimer.

+

Este estudio multicéntrico, doble ciego y controlado por placebo incluyó a 421 pacientes con enfermedad de Alzheimer que sufrían ilusiones, alucinaciones, agitación o conducta agresiva que alteraran su funcionamiento casi a diario durante la semana previa al estudio o de manera intermitente durante 4 semanas. Se excluyó a aquellos enfermos con diagnóstico de un trastorno psiquiátrico primario, delirio o demencia distinta de la enfermedad de Alzheimer, y tratados anteriormente con dos de los fármacos atípicos objeto del estudio. Se aleatorizó a los pacientes siguiendo un esquema 2:2:2:3 con risperidona, olanzapina, quetiapina o placebo. Se permitió a los médicos del estudio que ajustaran las dosis a tenor de los efectos clínicos. Si después de dos semanas no se producía por cualquier motivo una respuesta adecuada, podía suspenderse el tratamiento. Si se juzgaba que la respuesta a la medicación era adecuada, los pacientes continuaban en el estudio hasta cumplir 36 semanas. La variable principal que se estudió fue el tiempo hasta la supresión del tratamiento por cualquier motivo, con análisis secundarios sobre los motivos específicos de esta interrupción. El diseño de este estudio intentaba simular una situación real, en que se ajusta la dosis de esta medicación o se suspende según la respuesta clínica y la tolerancia.

+

Los autores no encontraron diferencias significativas en el plazo hasta la suspensión del tratamiento por cualquier motivo entre los cuatro grupos, oscilando este período desde una mediana de 5.3 semanas para el grupo de la quetiapina hasta 8.1 semanas para el grupo de la olanzapina. Los análisis secundarios pusieron de manifiesto numerosas observaciones importantes. La mediana de tiempo hasta la suspensión del tratamiento debido únicamente a falta de eficacia fue significativamente mayor en los grupos de risperidona (26.7 semanas) y olanzapina (22.1 semanas) que en los grupos de placebo (9.0 semanas) o de quetiapina (9.1 semanas). Sin embargo, esta aparente superioridad en cuanto a eficacia fue compensada al analizar el tiempo hasta la interrupción del tratamiento por efectos adversos, ya que los tres grupos tratados con antipsicóticos atípicos tuvieron mayores probabilidades de suspender el tratamiento debido a efectos adversos que el grupo placebo (cociente de riesgo para olanzapina 4.32, CI del 95% 1.84-10.12; para quetiapina 3.58, CI del 95% 1.44-8.91; para risperidona 3.62, CI del 95% 1.45-9.04).

+

El estudio de la respuesta clínica a las 12 semanas utilizando una escala de impresión clínica global de cambios demostró que habían respondido al tratamiento el 32% del grupo de la olanzapina, el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.