Skip to Main Content

+

La homeostasis de la glucosa está regulada por una suma de complejos efectos de los islotes pancreáticos y de las hormonas gastrointestinales, como la insulina, los glucagones, la amilina y las incretinas. Las dos hormonas incretinas, el péptido glucagonoide (GLP-1) y el péptido insulinotrópico dependiente de la glucosa (GIP), son péptidos gastrointestinales que intervienen en la respuesta de la insulina a la glucosa oral. El GLP-1 y el GIP son sintetizados y segregados por células enteroendocrinas en el íleon distal y en el colon. El GLP-1 tiene una vida media corta, < 2 minutos, y es metabolizado rápidamente mediante  degradación enzimática aminoterminal por la dipeptidil peptidasa IV (DPP-IV). El GLP-1 ejerce su principal efecto estimulando en las células pancreáticas β la liberación de insulina dependiente de la glucosa. Otros efectos fisiológicos son la supresión de la secreción de glucagón, la desaceleración del vaciamiento gástrico y la disminución del apetito.

+

Las acciones glucorreguladoras colectivas de las incretinas han estimulado el interés y la investigación sobre su uso terapéutico frente a la diabetes mellitus tipo 2. Se ha intentado potenciar la acción de las incretinas mediante agonistas del receptor de GLP-1 resistentes a la degradación (miméticos de las incretinas) e inhibidores de la actividad de la DPP-IV (potenciadores de las incretinas).

+

La Food and Drug Administration (FDA) estadounidense ha aprobado recientemente el primer inhibidor de la DPP-IV, la sitagliptina (Januvia, Merck and Co.) para su uso conjunto con medidas dietéticas y ejercicio con el objeto de mejorar el control de la glucemia en personas adultas con diabetes mellitus (DM) tipo 2.

+

La aprobación de la sitagliptina en monoterapia se ha basado en datos procedentes de dos ensayos de fase III controlados con placebo, en los cuales 741 personas con DM tipo 2 fueron asignadas aleatoriamente a tratamiento con sitagliptina oral diaria (100 o 200 mg) o placebo  (Aschner et al., 2006; Raz et al., 2006). Los niveles de HbA1c en las personas tratadas con sitagliptina disminuyeron en un 0.6 y un 0.8% a las 18 y 24 semanas, respectivamente, en comparación con el grupo de placebo. Como se ha observado con otros antidiabéticos orales, la disminución de la HbA1c fue mayor en aquellas personas con unos niveles basales de HbA1c mayores.

+

La aprobación de la sitagliptina como tratamiento adyuvante para la DM tipo 2 en combinación con metmorfina o una tiazolidindiona se basó en los resultados de otros dos ensayos más. Karasik et al. (2006) compararon la sitagliptina (100 mg diarios) con placebo en 701 personas con DM tipo 2 mal controlada tratadas con metformina. La adición de sitagliptina al tratamiento con metformina causó una disminución media de la HbA1c de 0.65% respecto al grupo de placebo, una reducción de la glucosa plasmática en ayunas de 25.4 mg/dL y una disminución de la glucosa a las 2 horas posprandiales de 50.5 mg/dL (todas: p < .001). Rosenstock et al. (2006) compararon la sitagliptina (100 mg diarios) con placebo in 353 personas con DM tipo 2 tratadas con pioglitazona. La adición de sitagliptina al tratamiento con pioglitazona mejoró la HbA1c en un 0.70% y redujo la glucosa plasmática en ayunas en 17.7 mg/dL, respecto al grupo de placebo (en ambos casos, p < .001).

+

La sitagliptina se administra en una dosis oral de 100 mg una vez al día. Deben administrarse dosis menores a pacientes con insuficiencia renal moderada (aclaramiento de creatinina de 30-50 ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.