Skip to Main Content

+

El imatinib, el inhibidor de la tirosina cinasa Bcr-Abl que interviene en la patogenia de la leucemia mieloide crónica  ha tenido una repercusión importante en la enfermedad. Druker et al. (2006) han publicado los resultados de un ensayo prospectivo cruzado aleatorizado que ha comparado el imatinib frente al interferón más citarabina en pacientes con leucemia mieloide crónica en fase crónica.  A los pacientes se les permitió cambiarse al otro tratamiento si no conseguían una respuesta hematológica completa a los 6 meses de tratamiento, una respuesta citogenética importante después de 12 meses, si su recuento leucocitario aumentaba o si no eran capaces de tolerar el tratamiento que se les hubiera asignado. La mediana del período de  seguimiento es ahora de 5 años.

+

En el ensayo multicéntrico se incluyó un total de 1106 pacientes. A los 5 años, el 69% de los 553 pacientes tratados con imatinib continuaba con el tratamiento, en comparación con el 3% de los 553 pacientes con asignación inicial de interferón más citarabina. Un 65% de los pacientes con interferón más citarabina se cambió a imatinib en comparación con un 3% de los pacientes con imatinib que se cambió a interferón más citarabina.  De los pacientes tratados con imatinib, 12 meses después de haber comenzado el tratamiento un 96% había conseguido una respuesta hematológica completa, un 85% una respuesta citogenética importante y un 69% una respuesta citogenética completa. Después de 5 años de tratamiento, las tasas respectivas fueron del 98, 92 y 87%, aunque estos datos pueden resultar equívocos por lo que respecta a aquellos pacientes que no consiguieron una respuesta importante o los pacientes que no toleraron el imatinib y fueron eliminados del denominador en el momento de suspender el tratamiento. De los 382 pacientes que continuaban con imatinib a los 5 años, el 96% presentaba una respuesta citogenética completa.

+

Los efectos secundarios fueron responsables en gran medida de que los pacientes tratados con interferón más citarabina no mantuvieran el tratamiento. Aunque el imatinib produjo edema periférico y periorbitario en el 60% de los pacientes, calambres musculares en el 49%, diarrea en el 45%, náuseas en el 50%, molestias y dolores musculoesqueléticos en el 47%, dolor abdominal en el 37%, cansancio en el 39%, cefalea en el 37% y exantema en el 40%, el grado de toxicidad fue generalmente bajo. Se observó neutropenia de grado 3 ó 4 en el 17%, trombocitopenia en el 9% y anemia en el 4%, y aumento de las enzimas hepáticas en el 5%.

+

La supervivencia global a los 5 años de los pacientes tratados con imatinib fue de aproximadamente el 89%; esta cifra gana en la comparación con la mediana de supervivencia de 4 años de la era pre-imatinib. El imatinib ha tenido un impacto importante en la supervivencia de los pacientes con leucemia mieloide crónica.

+

 

Druker BJ, et al: Five-year follow-up of patients receiving imatinib for chronic myeloid leukemia. N Engl J Med 355:2408, 2006  [PubMed: 17151364]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.