Skip to Main Content

+

La gripe es una causa importante de morbilidad y mortalidad entre los pacientes ancianos. Por tal motivo, estos representan un grupo de alta prioridad para la vacunación antigripal. No obstante, los estudios sobre las ventajas de la vacunación han tenido sus limitaciones. La mayoría de estudios ha incluido sólo una o muy pocas temporadas de gripe, no han sido aleatorizados y han planteado dudas por la existencia de factores de sesgo y de confusión.  Nichol et al. (2007) han reunido los datos procedentes de 18 cohortes de ancianos, miembros a su vez de tres organizaciones para el mantenimiento de la salud (HMO). De esta manera, han agrupado los datos de 10 temporadas de gripe (1990-1991 hasta 1999-2000) procedentes de una HMO con efecto en Minnesota y Wisconsin y de 4 temporadas de gripe (1996–1997 hasta 1999–2000) procedentes de las otras dos HMO, una en Oregón y Washington y la otra con ámbito de acción en el área de la ciudad de Nueva York. Las personas candidatas tenían ≥65 años, habían pertenecido a la HMO en los 12 meses previos y habían seguido perteneciendo o habían fallecido durante el periodo de evaluación. Los datos obtenidos retrospectivamente de las bases de datos administrativas y clínicas de las HMO (utilizando definiciones normalizadas) incluyeron información sobre edad, sexo, comorbilidad, consumo de recursos sanitarios en el año previo, estado respecto a la vacunación antigripal y hospitalización por neumonía o gripe o mortalidad por cualquier causa. Se anotaron aquellos procesos que ocurrieron durante la temporada de gripe (definida según los Centers for Disease Control and Prevention) de ese año o en las 2 semanas siguientes a la finalización de dicha temporada. Se realizó una regresión logística para calcular la eficacia de la vacunación en la prevención de los ingresos hospitalarios o de la mortalidad, y un ajuste por las covariables importantes.

+

Se incluyó en el análisis un total de 713 872 personas de 10 temporadas de gripe. Los participantes vacunados tenían una edad ligeramente mayor y más comorbilidad de alto riesgo que los no vacunados. En 6 temporadas predominó el virus tipo A/H3N2, el tipo B en una temporada, los tipos mixtos A/H3N2 y B en dos temporadas y los tipos mixtos A/H3N2 y A/H1N1 en una temporada. La correlación virus-vacuna osciló entre buena y excelente en todas excepto dos temporadas. Las tasas de hospitalización y de mortalidad fueron, en promedio, de 0.7% y de 1.6% por temporada, respectivamente, en las personas no vacunadas y de 0.6% y de 1.0% por temporada, respectivamente, entre las personas vacunadas. Una mayor edad y la mayor comorbilidad fueron los factores de predicción más potentes del riesgo de hospitalización o de muerte. La vacunación se asoció con una reducción significativa de las hospitalizaciones por neumonía o gripe (eficacia de la vacuna del 27%; odds ratio ajustada [OR], 0.73; intervalo de confianza del 95%, 0.68-0.77) y de las defunciones (eficacia de la vacuna del 48%: OR ajustada, 0.52; CI del 95%, 0.5-0.55). Los cálculos resultaron estables en los distintos subgrupos de edad y de riesgo. Aunque el impacto de la vacunación fue menos pronunciado en las dos temporadas ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.