Skip to Main Content

+

La enfermedad cardiovascular es la causa más frecuente de muerte en pacientes con diabetes tipo 2. Estudios transversales han demostrado que cuanto peor es el control de la glucemia, mayor es el riesgo cardiovascular. Un mejor control de la glucemia disminuye o enlentece la enfermedad microvascular (nefropatía, retinopatía y neuropatía) en la diabetes tipo 1 y tipo 2, pero aún desconocemos si un mejor control de la glucemia reduce la enfermedad macrovascular (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, arteriopatía periférica) en la diabetes tipo 2. Sorprendentemente,  ninguno de los tres ensayos clínicos recientemente publicados ha encontrado que un control intensivo de la glucemia mejore el pronóstico cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2. Esta actualización resume dos ensayos recientemente publicados (Patel et al., 2008; Gerstein etal., 2008) y un tercer ensayo que fue presentado en la reunión de 2008 de la American Diabetes Association.  Aunque los tres ensayos asignaron aleatoriamente a pacientes con diabetes tipo 2 a un control intensivo de la glucemia (A1c <7.0%) o a tratamiento estándar (A1c 7.0–8.4%), la población de pacientes y el enfoque del tratamiento difirieron sustancialmente, por lo que proporcionamos a continuación en el cuadro 1 una breve descripción del diseño y los resultados de cada ensayo.

+

El ensayo ACCORD (Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes) asignó aleatoriamente a 10 251 pacientes con diabetes tipo 2 en los EE.UU. a un control intensivo de la glucemia o a un control estándar (antidiabéticos orales o insulina, o ambos en sendos brazos) (Gerstein et al., 2008).  Para conseguir una cifra menor de A1c (6.4% frente a 7.5%), el grupo del control intensivo fue tratado con insulina con mayor frecuencia (77% frente a 55%) y al menos con tres antidiabéticos orales (52% frente a 16%).  El ensayo ADVANCE (Action in Diabetes and Vascular Disease: Preterax and Diamicron Modified Release Controlled Evaluation) asignó aleatoriamente a 11 140 pacientes con diabetes tipo 2 procedentes de 20 países a un control intensivo de la glucemia (gliclazida, una sulfonilurea, más otros fármacos orales y/o insulina) o a un control estándar de la glucemia (antidiabéticos orales o insulina, o ambos) (Patel et al., 2008).  Para conseguir una A1c menor (6.5% frente a 7.3%), el grupo del control intensivo fue tratado con insulina con mayor frecuencia (41% frente a 24%). El Veterans Administration Diabetes Trial (VADT) aleatorizó a 1791 pacientes con diabetes tipo 2 a un control intensivo de la glucemia o a un control estándar (antidiabéticos orales o insulina, o ambos) (Duckworth, 2008). Tanto en el ACCORD como en el VADT, el uso de rosiglitazona fue mucho mayor (>62% en ambos brazos) en comparación con el ensayo ADVANCE (17% en el grupo del control intensivo y 11% en el de control estándar). En estos ensayos existieron diferencias importantes respecto a la forma de conseguir los objetivos de glucemia (combinaciones diferentes de hipoglucemiantes) y en cuanto a la rapidez en conseguir el objetivo de glucemia (en el ensayo ACCORD la reducción en la A1cse produjo al cabo de 4 meses frente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.