Skip to Main Content

+

Las personas con pruebas cutáneas de tuberculina positivas (TST) tienen un riesgo mayor de tuberculosis activa que las personas con TST negativas. Sin embargo, la TST puede dar un resultado falso positivo en personas vacunadas anteriormente con el bacilo de Calmette-Guérin (BCG) o un falso negativo en adultos y niños inmunodeprimidos. Aunque las pruebas de liberación de interferón γ por parte de células T (IGRA) son más específicas que la TST y establecen una buena correlación con la exposición a tuberculosis, todavía no se ha demostrado en un amplio estudio longitudinal que las personas con IGRA positiva tengan un riesgo mayor de sufrir tuberculosis activa. Bakir et al. (2008) realizaron un estudio longitudinal de cohorte de niños y adolescentes con exposición doméstica reciente a la tuberculosis para determinar el valor pronóstico de una IGRA positiva. En este estudio, se evaluó la inmunotinción ligada a enzimas (ELISpot); esta IGRA enumera las células T que segregan interferón γ.

+

Se solicitó que participaran, si estaban de acuerdo, aquellos adultos que habían sido diagnosticados por primera vez de tuberculosis pulmonar con tinción de esputo positiva en alguna de siete clínicas de tuberculosis en Estambul y que tuvieran niños en su casa. Los 443 pacientes con niños en su casa consintieron; no hubo criterios de exclusión. El seguimiento consistió en revisiones semestrales de los síntomas de los niños hasta que se llegara al diagnóstico por primera vez de tuberculosis o se completaran 2 años de seguimiento. A los padres se les indicó que acudieran de nuevo entre las visitas programadas si sus hijos tenían síntomas intercurrentes. En Turquía, a los niños se les vacuna con BCG a la edad de 2-3 meses y se les aplica una dosis vacunal de recuerdo en el primer año de la escuela primaria y a la edad de 6 o 7 años. Los niños recibieron profilaxis con isoniacida según las directrices sanitarias locales (es decir, si tenían <6 años de edad, o bien ≥ 6 años de edad y una TST inicial positiva, o bien ≥ 6 años de edad y la TST se había positivizado durante el seguimiento). Se realizó ELISpot en el inicio y en la visita de los 6 meses de seguimiento. Las TST fueron interpretadas por los pediatras del estudio, que estaban enmascarados para los resultados del ELISpot.

+

Los investigadores siguieron a 908 niños para 1201 personas-año, con una duración media de seguimiento de 1.3 años. La edad media de los niños fue de 7.5 años (intervalo, 1 mes a 16 años). El 80% había sido vacunado con BCG. Al comienzo, 381 niños (42%) tenían un resultado de ELISpot positivo y 550 (61%) tenían un resultado de la TST positivo. La prevalencia de la positividad de la TST fue significativamente mayor entre los niños vacunados con BCG que entre los niños no vacunados (462 de 728 frente a 88 de 180, p < .001). Durante el estudio se confirmaron 15 casos de tuberculosis activa. En el período de inclusión, 11 de estos 15 pacientes tenían ELISpot positivo y 12, una TST positiva; 10 pacientes eran positivos para ambas pruebas, un paciente mostró  ELISpot positivo y una TST negativa, dos pacientes tuvieron una TST positiva y ELISpot negativo y 2 pacientes más tuvieron resultados negativos en ambas pruebas. Dos de los cuatro pacientes en que se desarrolló una tuberculosis de novo y tenían inicialmente ELISpot negativo tuvieron resultados positivos en la revisión de los 6 meses. Entre los 381 contactos con ELISpot positivos, la tasa de incidencia de progresión hasta tuberculosis activa fue de 20.5 por 1000 personas-año (CI del 95%, 10.2 a 36.7 por 1000 personas-año). Entre los 550 contactos con una TST positiva, la tasa de incidencia fue de 16.6 por 1000 personas-año (CI del 95%, 8.6 a 29.0 por 1000 personas-año). Una mayor proporción de contactos tenía una TST positiva que un ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.