Skip to Main Content
Disfunción eréc..

+

En su estudio de referencia de 2005 sobre más de 9400 varones, Thompson et al. plantearon las siguientes cuestiones: “Dada la elevada prevalencia de la disfunción eréctil (ED, del inglés erectile dysfunction) con el aumento de la edad en los varones, ¿podrían reducir o retrasar el inicio de la disfunción eréctil las intervenciones cardioprotectoras ya sea farmacológicas, del estilo de vida o de la conducta? ¿Podría servir la disfunción eréctil como una medida indirecta de la eficacia del tratamiento en las intervenciones preventivas de cardiopatía?” Aún hoy, cuatro años después, estas preguntas siguen sin respuesta.

+

En el estudio publicado por Thompson et al., que formaba parte del Prostate Cancer Prevention Trial, se evaluó a varones mayores de 55 años incluidos en un grupo de placebo a intervalos de 3 meses en busca de disfunción eréctil y de posterior enfermedad cardiovascular. Al inicio del estudio, 4247 hombres no padecían ED; de ellos, 2420 presentaron "ED incidente" (definida como la primera notificación de una disfunción eréctil de cualquier grado) a lo largo de 5 años. La ED incidente (ajustada por otros factores de riesgo cardiovascular) se asoció con un hazard ratio (HR) de 1.25 [intervalo de  confianza (CI) al 95%, 1.04-1.53; p = .04] de episodios cardiovasculares posteriores, incluyéndose aquí infarto de miocardio, necesidad de revascularización coronaria, accidente cerebrovascular, accidente isquémico transitorio, insuficiencia cardiaca congestiva, paro cardiaco mortal o arritmia cardiaca no mortal. El HR ajustado fue incluso mayor (1.45; CI 95%, 1.25-1.69; p < .001) para los varones con ED incidente o prevalente (es decir, con disfunción eréctil ya al inicio del estudio). Así, los autores concluyeron que la ED incidente tenía un efecto sobre la aparición posterior de episodios cardiovasculares igual o mayor que el de los antecedentes familiares de infarto de miocardio, el consumo de cigarrillos o los niveles de hiperlipidemia (Thompson et al., 2005).

+

Este estudio refuerza la idea de que la ED es, predominantemente, una enfermedad de origen vascular con disfunción de las células endoteliales como nexo unificador. Investigaciones en diabéticos también han apoyado este concepto y, de hecho, sugieren que la ED es un factor pronóstico de futuros episodios cardiovasculares en este grupo. Gazzaruso et al. (2008) seleccionaron a 291 varones con diabetes de tipo 2 y arteriopatía coronaria (CAD, del inglés coronary artery disease) silente y observaron que aquellos con episodios cardiacos importantes en los 4 años siguientes tenían una mayor probabilidad de presentar ED (61.2%) que aquellos libres de tales episodios (36.4%). Mediante análisis multivariable, la ED seguía siendo un importante factor pronóstico de complicaciones cardiacas y, aunque los diabéticos tienen per se un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, el riesgo era incluso mayor en los sujetos con disfunción eréctil.

+

Disfunción eréctil y diabetes

+

Ma et al. (2008) estudiaron a 2306 varones diabéticos sin evidencia clínica de CAD, de los cuales el 27% tenía ED. Durante aproximadamente 4 años, la incidencia de cardiopatía coronaria fue el doble en los varones con ED (19.7/1000 personas-año) que en aquellos sin ED (9.5/1000 personas-año). Tras ajustar por otros factores, como edad, duración de la enfermedad, antihipertensivos y albuminuria, la disfunción eréctil siguió siendo un factor pronóstico independiente de cardiopatía coronaria (HR, 1.58; CI 95%: 1.08-2.30; p = .018).

+

La prevalencia de disfunción eréctil y cardiopatía coronaria silente en los sujetos diabéticos obliga ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.