Skip to Main Content

+

El síndrome de Guillain-Barré es una neuropatía inflamatoria aguda de considerable morbilidad asociada. La principal manifestación con riesgo para la vida es la insuficiencia respiratoria, que a menudo se presenta de manera insidiosa y exige respiración mecánica urgente. Se debe vigilar estrechamente a los pacientes con este síndrome ingresados en el hospital en busca de signos de insuficiencia respiratoria inminente; la capacidad para estimar la probabilidad de insuficiencia respiratoria sería un importante adelanto de cara a realizar una selección adecuada en el hospital y, posiblemente, evitar intubaciones de urgencia posteriores. Un reciente estudio se propuso elaborar una herramienta pronóstica con ese fin (Walgaard et al., 2010).

+

Los autores recogieron datos, de manera prospectiva, de 397 pacientes con síndrome de Guillain-Barré incluidos en varios ensayos clínicos. La necesidad de respiración mecánica en la semana posterior al ingreso sirvió como indicador de insuficiencia respiratoria aguda, y se identificaron factores predictivos utilizando modelos de regresión logística multifactorial. Posteriormente, se validó el modelo final en una cohorte distinta de 191 pacientes con el mismo síndrome y se elaboró un sistema de puntuación para la práctica clínica.

+

En la cohorte de derivación, el 22% de los pacientes necesitaron respiración mecánica durante la semana posterior al ingreso hospitalario. El análisis de regresión multifactorial mostró fuertes asociaciones entre las siguientes variables y la respiración mecánica en la primera semana: puntuación acumulada del Medical Research Council (MRC) -sistema validado de puntuación de la debilidad- en el momento del ingreso (p < .001), días transcurridos desde el comienzo de la debilidad hasta el ingreso (p < .001) y existencia de debilidad facial o bulbar al ingresar (p < .001). El modelo derivado demostró un buen rendimiento, con un área bajo la curva de 0.84, amén de una buena capacidad de discriminación en la cohorte de validación (0.82). Muchos otros de los factores estudiados, como edad, índice de discapacidad específico, arreflexia, dolor, anticuerpos antigangliósidos en suero o infección previa identificada, no tuvieron influencia aparente sobre la puntuación.

+

Con esos datos, los autores elaboraron el Erasmus Guillain-Barre Syndrome Respiratory Insufficiency Score (EGRIS), que va de 0 a 7, utilizando las tres variables mencionadas. Así, los pacientes con ≤3 días transcurridos entre el comienzo de la debilidad y el ingreso reciben 2 puntos; aquellos con 4–7 días desde el comienzo de la debilidad reciben 1 punto; y los de >7 días, 0 puntos. A la debilidad facial o bulbar en el momento del ingreso se le asigna 1 punto. Por último, la puntuación acumulada del MRC al ingresar se valora de la siguiente manera: ≤20 = 4 puntos; 21–30 = 3 puntos; 31–40 = 2 puntos; 41–50 = 1 punto; y 51–60 = 0 puntos. Los pacientes con EGRIS de bajo riesgo (0–2) tuvieron una probabilidad de necesitar respiración mecánica durante la primera semana del 4%; aquellos con un EGRIS de riesgo intermedio (3–4), del 24%; y aquellos con EGRIS de alto riesgo (5–7), del 65%.

+

Es un estudio muy útil para todo médico que atienda a un paciente con síndrome de Guillain-Barré. El índice EGRIS se calcula fácilmente en el momento del ingreso y sirve para calibrar el riesgo de respiración mecánica temprana. La puntuación acumulada del MRC es el elemento del modelo con el que muchos neurólogos e internistas no están familiarizados, pero con un poco de práctica es bastante sencillo de aplicar a un paciente concreto. Los pacientes con EGRIS de bajo riesgo pueden ser monitorizados fuera de la UCI, con evaluaciones respiratorias menos frecuentes, mientras que los de riesgo intermedio ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.