Skip to Main Content

+

La fibromialgia es un trastorno que cuenta con pocas opciones terapéuticas demostradas. Se ha propuesto un enfoque multidisciplinar que incluya fármacos y terapia cognitiva. Se ha propuesto el ejercicio como tratamiento, pero es probable que esté siendo infrautilizado, en parte porque muchos pacientes no están en la forma física adecuada para hacer ejercicio debido al dolor. El tai chi es una popular práctica psicosomática que combina meditación, movimientos lentos y técnicas de relajación, cuya eficacia se ha considerado en diversas afecciones musculoesqueléticas. Un reciente estudio (Wang et al., 2010) se propuso evaluar los efectos del tai chi en pacientes con fibromialgia.

+

Los autores llevaron a cabo un estudio controlado, aleatorizado, con enmascaramiento único que comparaba tai chi y una intervención control de educación y estiramientos en pacientes que reunían los criterios diagnósticos establecidos de fibromialgia. Se excluyó a los pacientes que habían participado en entrenamiento de tai chi en los 6 meses previos y a los que presentaban otras afecciones médicas que producen síndromes dolorosos de tipo fibromiálgico, como enfermedades tiroideas, artritis o lupus.

+

En el grupo de intervención, un solo maestro de tai chi impartió clases de 60 minutos, dos veces por semana, durante 12 semanas. Se instruyó a los pacientes para que practicaran en casa 20 minutos al día guiándose con un DVD durante 24 semanas. En el grupo control se destinó un tiempo similar para que asistieran a sesiones de información y estiramientos y su efecto sobre la fibromialgia. Aunque no había enmascaramiento para los participantes, se restó importancia al posible beneficio del tai chi frente al grupo de intervención, y el beneficio esperado por los pacientes era el mismo en los dos grupos.

+

En el estudio se distribuyó de forma aleatoria a 66 pacientes. Los participantes eran mayoritariamente mujeres (86%), con un índice de masa corporal medio de 32.7 y que habían sufrido fibromialgia durante 11 años, por término medio. La asistencia durante las 12 semanas fue del 77% en el grupo del tai chi y del 70% en el grupo control. El criterio primario de valoración fue un cambio del Fibromyalgia Impact Questionnaire (FIQ), medida validada de la gravedad global de los síntomas, referido por el paciente. A las 12 semanas se observó que el grupo del tai chi presentaba una mejoría significativamente mayor de la puntuación total del FIQ, respecto a la inicial, que el grupo control (diferencia media entre grupos, –18.4 puntos; intervalo de confianza al 95%, –26.9 a –9.8; p < .001). La diferencia entre los dos grupos aumentó durante el estudio y la significación se mantuvo a las 24 semanas, 3 meses enteros después de que hubiera acabado la instrucción formal. También fueron significativamente mejores en el grupo del tai chi las medidas secundarias de calidad del sueño y las medidas de salud mental y física referidas por los mismos pacientes. 

+

Es probable que los estudios futuros sobre el papel de esta técnica en la fibromialgia deban utilizar algún tipo de simulación de tai chi para asegurar el adecuado enmascaramiento. Aunque el grupo control también practicó estiramientos, no está claro el grado de mejoría que puede corresponder al simple aumento de la actividad física en el grupo de tai chi, intervención a la que se atribuye desde hace tiempo una mejora de los síntomas de fibromialgia así como de la salud mental. Los médicos que atienden pacientes con este ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.