Skip to Main Content

+

Como resultado de la alteración cognitiva, los pacientes con cirrosis y disfunción cognitiva presentan déficit de atención, tiempo de reacción y memoria operativa, designados en conjunto como encefalopatía hepática mínima (MHE, del inglés minimal hepatic encephalopathy), que pueden predisponer a una alteración de la calidad de vida y, en especial, a dificultades para conducir y para orientarse. Estos pacientes con MHE también muestran un mayor riesgo de cometer infracciones de tráfico y poca capacidad de percepción en su capacidad de conducción. La patogenia de la disfunción cognitiva y de la encefalopatía hepática y la cirrosis está relacionada con las toxinas producidas en el intestino y la lesión neurológica resultante. El tratamiento con agentes intestinales específicos, como la lactulosa y la rifaximina puede mejorar la cognición. Sin embargo, no está claro si estas opciones pueden mejorar la capacidad de conducción en este grupo de pacientes.

+

Bajaj et al. (2011) llevaron a cabo un estudio comparativo, aleatorizado, con placebo y doble enmascaramiento en dos centros de Estados Unidos para evaluar el efecto de la rifaximina, a dosis de 550 mg dos veces al día, sobre la capacidad de conducción en pacientes con MHE. Se distribuyó a los pacientes de manera aleatoria para que recibieran placebo o rifaximina y se les siguió hasta 8 semanas, realizando una simulación de conducción al comienzo y al final del estudio. El criterio primario de valoración fue el porcentaje de pacientes que mejoraron la conducción.

+

Durante el estudio, la mejoría observada evitando errores totales de conducción, velocidad excesiva y giros antirreglamentarios fue considerablemente mayor en los pacientes a los que se administró rifaximina que en los que tomaron placebo. El grupo de la rifaximina también presentó una mejoría del 91% de su actividad cognitiva en comparación con el 61% en los pacientes a los que se administró placebo. Es probable que el mecanismo de acción implique cambios de la flora bacteriana y de los efectos inflamatorios sistémicos asociados.

+

Son hallazgos muy positivos, pero se necesitan más estudios para establecer los efectos a largo plazo de la rifaximina sobre la capacidad de conducción y otros aspectos de la MHE.

Bajaj JS et al. Rifaximin improves driving simulator performance in a randomized trial of patients with minimal hepatic encephalopathy. Gastroenterology 2011;140:478.   [PubMed: 20849805]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.