Skip to Main Content

+

+

No está de más insistir en la importancia del adecuado diagnóstico y tratamiento de la hipertensión en la práctica clínica, dada la contribución de la hipertensión no controlada a la morbimortalidad cardiovascular, así como el amplio arsenal terapéutico disponible. Por lo tanto, poco puede sorprender que el abordaje diagnóstico-terapéutico de los pacientes con hipertensión sea con frecuencia objeto de las iniciativas de control de calidad y de pago por acto médico. Tradicionalmente, la valoración clínica de la tensión arterial, así como la métrica de control de calidad asociada, dependía de una o unas pocas mediciones de la tensión arterial, obtenidas por lo general en la consulta. La extrapolación de este conjunto finito de datos a la verdadera tensión arterial diaria media de un paciente está llena de posibles errores. Con la creciente introducción de dispositivos de medición de la tensión arterial a domicilio, estas mediciones, junto con las realizadas en la consulta o en lugar de ellas, pueden ofrecer una valoración más significativa del control de la tensión arterial.

+

Un estudio de Powers et al. (2011) utilizó datos del Hypertension Intervention Nurse Telemedicine Study (HINTS), que incluyó a 600 veteranos estadounidenses (92% varones) con hipertensión arterial controlada de foma insuficiente en cuatro grupos de tratamiento: un grupo control, tratamiento farmacológico administrado por enfermeras y/o intervención conductual adaptada. Para los tres grupos (n = 444), las intervenciones se pusieron en marcha cuando la media de las mediciones de tensión arterial domiciliarias transmitidas electrónicamente durante dos semanas  superaba el valor de referencia: tensión arterial sistólica domiciliaria < 135. En la consulta (sistólica de referencia < 140 mmHg) las tensiones fueron tomadas por enfermeras expertas utilizando dispositivos automatizados. Además, se obtuvieron mediciones de tensión arterial "de investigación" a intervalos de 6 meses mediante un equipo digital.

+

En los primeros 30 días del estudio, se observó una "tensión arterial controlada adecuadamente" en el 28%, el 47% o el 68% de los sujetos, dependiendo de la medición considerada (clínica, domiciliaria y de investigación, respectivamente). Aunque las mediciones de la tensión arterial en la consulta fueron más elevadas en general, esta relación no fue universal. (La sistólica media en la consulta superó a la domiciliaria en ≥ 10 mmHg en ~52% de los pacientes, mientras que la domiciliaria fue ≥ 10 mmHg mayor que la sistólica media en la consulta en ~ el 5% de los pacientes.) Se observó una considerable variabilidad intrapaciente; el coeficiente de variación fue similar entre tipos de medición. Aunque el valor predictivo de una sola medición de la tensión sistólica en la consulta o en el domicilio fue limitado, la sistólica media fue un factor pronóstico relativamente preciso del verdadero estado de la tensión arterial. En general, se hubieron de obtener al menos 5 determinaciones para conseguir un valor predictivo del 80%, haciéndose necesarias hasta 10 determinaciones cuando la sistólica estaba próxima al umbral terapéutico o de intervención.

+

En estudios previos se han descrito discrepancias similares de la tensión arterial en la consulta y en el domicilio y variaciones de ambas medidas con el tiempo, por lo que es poco probable que el gran predominio masculino en este estudio limite la generalización de los hallazgos. Destacan las limitaciones inherentes a la medición de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.