Skip to Main Content

+

Existe una gran resistencia a realizar trasplantes hepáticos en pacientes con alcoholismo y hepatopatía grave, como hepatitis alcohólica, porque es probable que muchos de ellos vuelvan a consumir alcohol después del trasplante. Por lo tanto, en la mayoría de los programas se ha requerido una abstinencia de seis meses antes de que los pacientes sean tomados en consideración. Este requisito ha sido objeto de controversia porque, de hecho, muchos pacientes sucumben a la enfermedad durante ese periodo. En un reciente estudio publicado en el New England Journal of Medicine, Mathurin et al. (2011) expresaron su preocupación porque el 70–80% de sus pacientes morían durante esos seis meses y, por consiguiente, quisieron evaluar el resultado de anticipar el trasplante hepático, sin aplicar la regla de los seis meses.

+

En siete centros se llevó a cabo una selección de pacientes para trasplante hepático anticipado que no tenían episodios previos de hepatitis alcohólica y que presentaban un rápido empeoramiento de la función hepática a pesar del tratamiento médico o un índice de Lille igual o superior a 0.45 (los valores del índice están comprendidos entre 0 y 1; una puntuación ≥0.45 indica ausencia de respuesta al tratamiento médico y un mayor riesgo de muerte si no se realiza el trasplante). Esos pacientes también fueron seleccionados porque tenían miembros de la familia que les apoyaban, no padecían enfermedades concomitantes graves y se comprometían a abstinencia del alcohol. Se comparó la supervivencia de los que fueron sometidos a trasplante hepático anticipado con la de los pacientes emparejados que no lo fueron.

+

En total, 26 pacientes con hepatitis alcohólica grave y elevado riesgo de muerte (índice de Lille medio 0.88) fueron seleccionados y colocados en su lista de trasplantes una mediana de 13 días tras la ausencia de respuesta al tratamiento médico. Se seleccionó a menos del 2% de los pacientes ingresados por un episodio de hepatitis alcohólica grave y esos centros utilizaron con ese fin aproximadamente el 3% de sus trasplantes disponibles. La supervivencia a los seis meses fue mayor en los pacientes que recibieron un trasplante hepático anticipado que en los que no lo recibieron (77 ± 8% y 23 ± 8%, respectivamente; p < .001). Las ventajas del trasplante anticipado se mantuvieron durante el seguimiento de dos años. Tres pacientes volvieron a beber alcohol: dos después de aproximadamente dos años y uno después de casi cuatro.

+

Como conclusión, puede que no sea prudente establecer un periodo de abstinencia rígido como único criterio de eligibilidad para el trasplante relacionado con el alcoholismo. Sin embargo, el rigor del proceso de selección hizo que solo muy pocos pacientes con hepatitis alcohólica grave fueran elegibles para el trasplante anticipado. También se afirma que la duración de la abstinencia previa al trasplante es un mal factor pronóstico de recidiva del alcoholismo después del trasplante.

+

El trasplante hepático anticipado puede ser una opción adecuada en pacientes seleccionados cuyo primer episodio de hepatitis alcohólica grave no responde al tratamiento médico, tras una cuidadosa evaluación de su perfil adictivo.

Mathurin P et al. Early liver transplantation for severe alcoholic hepatitis. N Engl J Med 2011;365:1790.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.