Skip to Main Content

+

El ictus isquémico es una urgencia médica que se puede tratar con diversas medidas inmediatas, endovasculares y por vía IV. Sin embargo, solo una minoría de pacientes con ictus agudo llega al hospital lo suficientemente pronto como para recibir esa terapia de urgencia; además, ciertos datos previos indican que cuanto antes se administren más eficaces serán. Hasta ahora, las intervenciones prehospitalarias se han centrado en mejorar la información de los posibles pacientes y el reconocimiento de los síntomas así como en la coordinación de los servicios médicos de urgencia para el transporte de los casos, de preferencia a centros con experiencia en ictus. Walter et al. (2012) examinaron un único método para acortar el intervalo hasta el tratamiento comenzándolo ya sobre el terreno en una unidad móvil para ictus, en vez de esperar a llegar al hospital.

+

Se llevó a cabo un estudio monocéntrico, aleatorizado, con grupos paralelos en Alemania. Pacientes de entre 18 y 80 años, con uno o más síntomas de ictus que hubieran comenzado en las 2.5 horas previas, fueron llevados al servicio de urgencias para recibir el tratamiento estándar o bien tratados sobre el terreno con una unidad móvil para ictus que incluyera un equipo de CT, un enlace de telemedicina y un laboratorio de análisis de diagnóstico inmediato para realizar determinaciones de coagulación y de hemograma completo. A los pacientes candidatos a trombolíticos se les administraron sobre el terreno tras realizar las pruebas debidas. Los pacientes y los investigadores conocían el grupo asignado, que se iba configurando en bloques según la semana de presentación. Se excluyó a los pacientes en caso de desconocerse el momento del inicio, no existir déficit focales o embarazo. El criterio primario de valoración fue el tiempo transcurrido desde la llamada de urgencia hasta la decisión terapéutica.

+

Estaba previsto que el estudio incluyera a 200 pacientes, pero se suspendió tras incluir solo a 100 debido a que un análisis provisional predefinido demostró la consecución de un umbral de superioridad establecido previamente para el criterio primario de valoración. Las unidades móviles prehospitalarias para ictus redujeron significativamente la mediana del tiempo transcurrido desde la llamada de urgencia hasta la decisión terapéutica desde 76 minutos en el grupo control a 35 minutos en el grupo de tratamiento móvil, con una mediana de diferencia de 41 minutos (intervalo de confianza al 95%, 36–48; p < .0001). Utilizando la unidad móvil, la mediana de tiempo desde el comienzo de los síntomas hasta la aplicación de trombólisis fue de solo 72 minutos.

+

Los criterios secundarios de valoración, como el número de pacientes que recibieron trombolíticos IV así como la evolución neurológica en los días 1 y 7 no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos. Los autores mencionaron otra ventaja de la unidad móvil: la información obtenida mediante la CT sirvió para distinguir el tipo isquémico del hemorrágico, de forma que el personal de urgencias pudo optimizar los objetivos del tratamiento en cuanto a tensión arterial durante el transporte al hospital.

+

Este fascinante estudio demuestra que se puede agilizar considerablemente el tratamiento del ictus utilizando una unidad móvil específica. No se observaron diferencias en los criterios de valoración neurológicos, pero el estudio no ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.