Skip to Main Content

+

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno frecuente en el que los pacientes refieren molestias en los miembros inferiores que se alivian por el movimiento. Estos síntomas suelen empeorar por la noche y durante los periodos de reposo y pueden ser bastante incapacitantes y molestos para los afectados y para sus compañeros de sueño. Aunque existen casos secundarios, como en la anemia ferropénica, la mayoría de las veces es un trastorno idiopático y en muchas ocasiones existen antecedentes familiares. Además de insomnio, los pacientes con este síndrome presentan otros trastornos del sueño, como movimientos periódicos de las extremidades (PLMS, del inglés periodic limb movements of sleep), en los que se producen sacudidas repetitivas de las piernas durante el sueño, e interrupciones del mismo que pueden dar lugar a somnolencia diurna excesiva. La relación entre PLMS y la interrupción del sueño es poco clara y un reciente estudio se propuso determinar su relación usando dos fármacos distintos que son eficaces en el síndrome d elas piernas inquietas (Manconi et al., 2012).

+

Los autores completaron un estudio prospectivo, comparativo con placebo y enmascaramiento sencillo, de pacientes consecutivos con síndrome de las piernas inquietas idiopático y edad entre 18 y 70 años, ninguno de los cuales había sido tratado antes por ese síndrome. Se sometieron inicialmente a un estudio nocturno detallado de sueño y a un segundo estudio la noche siguiente tras la administración de una dosis, por vía oral, de 0.5 mg de clonazepam, 0.25 mg de pramipexol o placebo. Se había demostrado previamente que tanto el clonazepam, una benzodiazepina, como el pramipexol, un agonista dopaminérgico, son tratamientos eficaces para los síntomas sensoriales del síndrome.

+

En el estudio participaron 46 pacientes y la edad promedio y el sexo fueron similares en los dos grupos. No se observaron diferencias en las puntuaciones iniciales autoasignadas de índices sintomáticos; y después del tratamiento (que los pacientes desconocían), tanto el clonazepam como el pramipexol dieron lugar a mejores puntuaciones que no se observaron con el placebo.

+

Aunque el síndrome de las piernas inquietas mejoró con ambos fármacos, su efecto sobre los parámetros del sueño fue llamativamente diferente. El pramipexol suprimió de manera significativa los PLMS pero no mejoró significativamente la inestabilidad electroencefalográfica (EEG), un marcador de mala arquitectura del sueño, ni los despertares. Por el contrario, el clonazepam mejoró significativamente la inestabilidad EEG durante el sueño sin movimientos oculares rápidos y los despertares, pero no tuvo efecto sobre los PLMS.

+

Este estudio ingeniosamente diseñado es el primero en demostrar de manera concluyente la separación farmacológica entre los PLMS y las interrupciones del sueño en el síndrome de las piernas inquietas. Antaño, algunos pensaban que los PLMS y los despertares estaban relacionados y que los primeros eran la causa de los segundos (o viceversa). Se demuestra ahora que dos tipos distintos de fármacos, ambos eficaces en el síndrome de las piernas inquietas, tienen efectos muy diferentes sobre los PLMS y los despertares. Sin duda, esto dará lugar a ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.