Skip to Main Content

+

Se ha aceptado ampliamente que el cáncer colorrectal es una complicación a largo plazo de la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, del inglés inflammatory bowel disease), incluyendo tanto la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn. Hace más de 10 años, un metanálisis demostró que el riesgo acumulado de cáncer de colon en pacientes con colitis ulcerosa prolongada era de 2% después de 10 años y de 18% después de 30 años. Cinco años después, un nuevo metanálisis indicó que el riesgo acumulado de cáncer de colon se acercaba al 3% a los 10 años y al 8% a los 30 años.

+

Los factores que pueden acentuar el riesgo de cáncer asociado a la IBD incluyen la extensión de la afectación colorrectal, la duración y la actividad de la enfermedad, la edad de comienzo de la IBD y los antecedentes familiares de cáncer de colon. La asociación de IBD y riesgo de cáncer ha motivado una declaración de consenso recomendando la vigilancia regular con colonoscopia cada 1–3 años para aquellos que han tenido colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn durante más de 8 años. Varios estudios aportan evidencia indirecta de que la colonoscopia puede llevar a una detección más precoz del cáncer y, con ella, a un mejor pronóstico. Otro método para reducir el riesgo de cáncer de colon asociado a la IBD ha sido la quimioprofilaxis, como el tratamiento prolongado con 5-aminosalicilatos.

+

En dos artículos publicados recientemente se muestran dos visiones algo distintas de esas conclusiones. Jess et al. (2012) publicaron un análisis poblacional de individuos en Dinamarca que indica que el riesgo de cáncer de colon no es tan elevado como se pensaba y que, de hecho, puede haber disminuido. En conjunto, los investigadores no encontraron ninguna asociación entre colitis ulcerosa y cáncer colorrectal; incluso observaron que el riesgo de cáncer asociado con enfermedad de Crohn parecía haber disminuido. Este estudio amerita un mínimo sesgo de selección y de remisión debido al gran alcance del registro nacional de Dinamarca de IBD y a la inclusión de todos los individuos sin IBD como población de referencia.

+

Tales hallazgos contrastan con los de Herrington et al. (2012), que observaron que el aumento de riesgo de cáncer colorrectal en pacientes con IBD permanecía estable durante los 14.5 años que duró su estudio. Encontraron un riesgo relativo de cáncer en estos pacientes un 60% mayor que en una cohorte de pacientes sin IBD emparejada por edad y por sexo. Por consiguiente, si realmente la inflamación es una fuerza impulsora para el aumento de la frecuencia de cáncer CR en pacientes con IBD, es razonable preguntarse por qué Herrington y su grupo no observaron una reducción de la incidencia de este cáncer.

+

Se pueden considerar varios factores que pueden explicar esos hallazgos. Es importante que en su conjunto de datos no se capturó la extensión de la enfermedad, la intensidad de la inflamación ni la duración de la enfermedad, importantes factores pronósticos de cáncer ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.