Skip to Main Content

+

Aunque se sabe desde hace mucho que los factores convencionales de riesgo cardiovascular (hipertensión, hiperlipidemia, tabaquismo y diabetes de tipo 2) se asocian con arteriopatía periférica, no se ha definido bien el riesgo individual y combinado atribuible. Joosten et al. (2012) usaron datos del Health Professionals Follow-Up Study, que incluyó a varones profesionales de la salud de 40 a 75 años en Estados Unidos en 1986, de los que se compilaron cuestionarios completados por los pacientes al inicio y cada dos años hasta 2011. Se excluyeron de este análisis los casos de enfermedad cardiovascular en el momento de la inclusión. Se recogieron en el cuestionario inicial los antecedentes de consumo de tabaco y los antecedentes paternos de arteriopatía coronaria. En los pacientes que refirieron arteriopatía periférica, se revisaron los informes médicos para confirmar el diagnóstico.

+

En una población de 44,985 individuos con una mediana de seguimiento de 24.2 años, se detectaron 537 casos nuevos de arteriopatía coronaria. Existió una asociación significativa e independiente de los antecedentes de consumo de tabaco, hipertensión, diabetes tipo 2 e hiperlipidemia con la enfermedad arterial en el análisis multifactorial, responsable de 33, 43, 67 y 21 casos por 100,000 años-persona, respectivamente. La incidencia de arteriopatía ajustada por edad, en ausencia de factores de riesgo, fue de 9 casos/100,000 años-persona; la incidencia ajustada aumentó a 23, 47, 92 y 186 casos/100,000 años-persona en presencia de 1, 2, 3 o 4 factores de riesgo, respectivamente. El riesgo atribuible a la población de los 4 factores de riesgo estándar fue 75%, y el 96% de los pacientes afectados tenían al menos un factor de riesgo. En pacientes que fumaban, el riesgo aumentaba conforme lo hacía el consumo de tabaco. Aunque el riesgo disminuía progresivamente a medida que se distanciaba en el pasado el momento de dejar de fumar, se seguía observando un riesgo elevado, respecto al de los no fumadores, en individuos que habían dejado de fumar hacía 20 años. El aumento de riesgo se observaba poco después de la identificación de un factor de riesgo, pero tanto en el caso de la hiperlipidemia como en el de la diabetes tipo 2, la mayor duración del trastorno se asociaba a un aumento del riesgo. En cambio, la mayor o menor duración de la hipertensión no fue un factor significativo, a diferencia de la gravedad de la hipertensión (reflejada en el número de antihipertensivos prescritos), que sí se asoció a un aumento del riesgo de arteriopatía.

+

En este grupo de pacientes, los factores estándar de riesgo cardiovascular parecen explicar la mayor parte de los casos de arteriopatía periférica. En particular, el tabaquismo se asoció con la incidencia de la enfermedad y, en contra de lo que sucede con las coronariopatías, no se observó que dejar de fumar de manera prolongada eliminara ese riesgo por completo. El escalonamiento del riesgo que se observa con cada factor indica que la modificación de los factores de riesgo puede reducir la incidencia de arteriopatía. Cabe destacar que la baja incidencia de arteriopatía periférica constatada en la población de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.