Skip to Main Content

+

View in chapter

+

La claudicación afecta, aproximadamente, a un tercio de los pacientes con arteriopatía periférica y produce alteración funcional y reducción de la calidad de vida. Por ahora, la repercusión del tratamiento médico ha sido limitada; los dos fármacos autorizados actualmente por la Food and Drug Administration estadounidense para esta indicación solo aumentan la distancia de marcha entre un 15 y un 25%. Según algunos trabajos piloto, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA) pueden mejorar también la distancia de marcha en pacientes con claudicación. En un estudio comparativo aleatorizado, Ahimastos et al. (2013) analizaron los efectos del ramipril sobre la distancia de marcha y los índices de función física respecto al placebo.

+

Fueron criterios de inclusión la presencia de antecedentes de claudicación estable durante al menos seis meses, tratamiento médico estable durante seis meses o más y un índice maleolobraquial en reposo de 0.9 en al menos una pierna. Como criterios de exclusión, el uso actual o reciente (en los últimos seis meses) de IECA o de bloqueadores de los receptores de la angiotensina, el uso actual o reciente de diuréticos ahorradores de potasio, una tensión arterial braquial ≥160/100 mmHg, la insuficiencia renal (creatinina > 2.3 mg/dL), la estenosis de la arteria renal y los antecedentes de revascularización coronaria o de extremidades inferiores. Los criterios primarios de valoración fueron el tiempo de marcha sin dolor y el tiempo máximo de marcha en una prueba de esfuerzo estándar con tapiz rodante (3.2 km/h, pendiente 12%). Durante el estudio se mantuvo el tratamiento habitual.

+

Se incluyó en el estudio a 212 pacientes, de los que 200 completaron el seguimiento de seis meses. En la prueba de esfuerzo a los seis meses, el tiempo medio de marcha sin dolor había aumentado 75 s [intervalo de confianza (IC) al 95%: 60, 89] en los pacientes asignados de manera aleatoria al ramipril, con respecto al placebo, y el tiempo máximo de marcha había aumentado 255 s (95% CI: 215, 295). Las mejorías fueron mayores en pacientes con enfermedad femoropoplítea (286 s; IC al 95%: 280, 293) que en aquellos con enfermedad aortoilíaca (127 s; IC al 95%: 118, 137). Aunque el ramipril se asoció a una reducción de la tensión arterial, no se registró relación alguna entre la variación del tiempo de marcha y la variación de la tensión arterial con ramipril. A los seis meses, el índice maleolobraquial fue ligeramente superior, tanto en reposo (0.10; IC al 95%: 0.08, 0.13) como después del ejercicio (0.11; IC al 95%: 0.08, 0.14), en los pacientes asignados al ramipril que en los asignados al placebo. En el grupo del ramipril también mejoraron los índices de marcha declarados y la puntuación sumaria del componente físico del SF-36; sin embargo, no se observó diferencia en la puntuación del componente mental del SF-36.

+

Dado la considerable carga de morbilidad de la arteriopatía periférica en los países desarrollados y la limitada eficacia de los tratamientos disponibles ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.