Skip to Main Content

+

View in chapter

+

Dada la mayor frecuencia de parto prematuro en gemelos, es de esperar un aumento de la frecuencia de conducto arterioso permeable (PDA, patent ductus arteriosus) en gemelos respecto a la observada en embarazos únicos. De manera similar, la fisiopatología de un par gemelo acardíaco/ gemelo bomba limita su aparición a gemelos monocigóticos. Según indican pequeños registros y series de casos, los gemelos presentan un aumento generalizado del riesgo de cardiopatía congénita (CHD, congenital heart disease). Los datos de la bibliografía sobre el posible papel de la corionicidad y la cigosidad para determinar ese riesgo son contradictorios y algunos especulan que el síndrome de transfusión entre gemelos (mucho más frecuente en gemelos monocigóticos) es responsable de gran parte del aumento del riesgo. Herskind y colaboradores (2013) usaron registros nacionales para crear un registro de todos los gemelos nacidos en Dinamarca durante 25 años, y evaluaron la incidencia de CHD respecto a una muestra aleatorizada del 5% de los nacidos únicos durante el mismo periodo. Se identificaron diagnósticos y procedimientos a partir de datos administrativos.

+

En los 25 años estudiados nacieron vivos en Dinamarca 41,525 gemelos y se documentó CHD como diagnóstico primario en el 1.4% de ellos. La tasa de CHD en la muestra aleatorizada paralela de nacidos únicos fue de 0.75%, compatible con un aumento de las posibilidades de CHD en gemelos respecto a nacidos únicos del 63% [intervalo de confianza (IC) al 95%, 48%–82%]. Cuando se incluyó en el análisis CHD como diagnóstico secundario, el riesgo de CHD aumentó en los gemelos (cociente de posibilidades, 2.46; IC al 95%, 2.25–2.70). La tasa de nacimientos gemelares aumentó más del doble durante el periodo de estudio, reflejando presumiblemente la influencia de los tratamientos de la infertilidad. Sin embargo, el año de nacimiento no pareció ser un factor de confusión de importancia al incorporarlo al modelo de regresión logística. De manera similar, ni la edad materna ni la paterna tuvieron efectos clínicamente significativos sobre la estimación del riesgo. Se observó un aumento del riesgo en todos los subtipos de CHD, el mayor aumento de riesgo correspondió al PDA (riesgo estimado, 3.9; IC al 95%, 2.6–5.8), seguido de la coartación aórtica (riesgo estimado, 3.1; IC al 95%, 1.5–6.4). El aumento del riesgo observado se mantuvo tras excluir del análisis a los niños con PDA pretérmino, o a todos los niños nacidos pretérmino. No se puso en evidencia una diferencia del riesgo entre gemelos monocigóticos y dicigóticos (riesgo relativo, 1.06; IC al 95%,0.77–1.45).

+

Este análisis respalda sólidamente la presencia de un aumento del riesgo de CHD en gemelos nacidos vivos respecto a nacidos únicos vivos. Aunque no se pudieron identificar factores contribuyentes, el estudio indica que la cigosidad no ejerce una influencia significativa sobre el riesgo.

Herskind AM et al. Increased prevalence of congenital heart defects in monozygotic and dizygotic twins. Circulation, 2013. [Epub ahead of print.]   [PubMed: 23929909]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.