Skip to Main Content

+

View in chapter

+

En años recientes, se ha progresado considerablemente en la comprensión de los mecanismos de la inflamación intestinal, dando lugar a varios enfoques terapéuticos nuevos, entre los que se encuentra el uso del bloqueo con anticuerpos monoclonales, los más notables de los cuales han sido los anticuerpos contra el factor de necrosis tumoral (TNF, tumor necrosis factor) proinflamatorio. En la actualidad se ha autorizado el uso de tres de esos fármacos anti-TNF para el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, inflammatory bowel disease): infliximab, adalimumab y certolizumab pegol.

+

Otro enfoque es el uso de anticuerpos que bloquean el tráfico de leucocitos a la mucosa intestinal. Inhiben la interacción entre leucocitos y vasculatura intestinal y, como resultado, reducen la afluencia de células inflamatorias al tubo GI. Se ha demostrado en estudios previos que uno de esos anticuerpos, el natalizumab, va dirigido a las integrinas α4β7 y α4β1 implicadas en el control de la adherencia de los leucocitos al endotelio vascular. Sin embargo, aunque se autorizó hace más de cinco años el natalizumab para el tratamiento de la enfermedad de Crohn, su uso se ha visto limitado por la posibilidad de que reactive el virus JC que produce la leucoencefalopatía multifocal progresiva (PML, progressive multifocal leukoencephalopathy). En la actualidad, el natalizumab solo se prescribe en condiciones muy limitadas.

+

Ahora, Feagan y colaboradores (2013) y Sandborn y los suyos (2013) han publicado los resultados de dos estudios comparativos con placebo, internacionales y multicéntricos, de fase tres, del vedolizumab, un anticuerpo monoclonal que bloquea solo el heterodímero α4β7 de la integrina (y no el heterodímero α4β1). Esos estudios son de los mayores estudios clínicos sobre la IBD e incluyen a unos 2010 sujetos.

+

En el estudio de la colitis ulcerosa, el 47% de los pacientes tratados con vedolizumab mostraron una respuesta clínica en la sexta semana, en comparación con el 26% de los que recibieron placebo. Además, de los que respondieron al fármaco, alrededor del 45% de los que siguieron recibiendo el fármaco estaban en remisión a las 52 semanas, comparados con solo el 16% de los que cambiaron a placebo.

+

Es interesante que en el caso de la enfermedad de Crohn, la eficacia del vedolizumab para producir una respuesta a las seis semanas fue menor (31% frente a 26% con placebo), pero mantuvo la remisión hasta el 39% en 52 semanas, en comparación con el 22% de los que recibieron placebo. También es importante destacar que aún no se han descrito casos de PML, probablemente porque se diseñó específicamente el fármaco para inhibir solo la integrina gutrófica α4β7. La integrina α4β1 es la que interfiere con el tráfico leucocitario al sistema nervioso central.

+

No está claro el motivo de la menor eficacia del fármaco para producir una respuesta clínica en la enfermedad de Crohn que en la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn puede representar una enfermedad más sistémica, ya que se sabe que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.