Skip to Main Content
Riesgo inusitad..

+

Las tasas de trombosis descritas en estudios clínicos del dispositivo de asistencia al ventrículo izquierdo (LVAD, del inglés left ventricular assist device) de flujo axial HeartMate II fueron del 2–4%, pero en una revisión de calidad monocéntrica en la Cleveland Clinic, la incidencia de trombosis pareció ser considerablemente mayor, por lo que se puso en marcha un análisis multicéntrico colaborativo de las tasas de trombosis de la bomba. En el análisis retrospectivo participaron tres centros (Cleveland Clinic, Washington University Barnes-Jewish y Duke University Medical Center), con 837 pacientes que recibieron un total de 895 dispositivos HeartMate II. La mediana de seguimiento fue 7.8, 10.7 y 10.4 meses en las tres instituciones, respectivamente. Se definió trombosis confirmada de la bomba por el hallazgo de un trombo al sustituir la bomba, durante la autopsia o en un trasplante urgente; la sospecha de trombosis de la bomba fue clínica. Se confirmaron 72 trombosis (en 66 pacientes) y se sospecharon otras 36. Un aumento de la lactato deshidrogenasa pareció presagiar la trombosis de la bomba, observándose un aumento considerable de la LDH en las 6 semanas previas al diagnóstico confirmado de trombosis de la bomba. El mayor riesgo de trombosis confirmada de la bomba se registró en el mes posterior al implante (riesgo 1.4% por mes), después se estabilizó en 0.4% por mes. El riesgo acumulado de trombosis confirmada de la bomba fue similar en las tres instituciones (4.7% a los 6 meses, 7.5% a los 12 meses y 12.3% a los 24 meses). Cuando se incluyó la sospecha de trombosis de la bomba, los riesgos absolutos aumentaron, pero se observó un patrón temporal similar (riesgo acumulado de 7.1%, 11.3% y 18.3% a los 6, 12 y 24 meses). Se demostró un aumento escalonado del riesgo de trombosis de la bomba en función de la fecha de implante en las tres instituciones después de marzo de 2011, cuando el riesgo se disparó de 2.2% a 8.4% en los tres meses posteriores al implante. El momento de aparición de la trombosis de la bomba también cambió de manera considerable alrededor de marzo de 2011 —con una mediana de 18.6 meses tras el implante antes de esa fecha, frente a 2.7 meses tras el implante después de marzo de 2011. No se identificó ningún cambio de la técnica de implantación que justificara ese patrón temporal, ni ninguna asociación con el cirujano que realizara la intervención. La mortalidad en los pacientes que recibieron tratamiento médico durante la trombosis de la bomba fue de alrededor del 50%; mientras que en aquellos sometidos a trasplante o a sustitución de la bomba la supervivencia fue del 90% o superior. Independientemente del momento en el que se produjera la trombosis con respecto a la implantación, la mortalidad actuarial fue peor en pacientes con trombosis confirmada de la bomba que en pacientes sin trombosis de la bomba.

+

Cabe destacar que el patrón temporal observado en esos tres centros también se dio en un análisis de datos preliminar en una cuarta institución ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.