Skip to Main Content

+

+

Cada vez más, se está intentando vigilar la actividad de enfermedades como la de Crohn (CD, del inglés Crohn’s disease) por criterios objetivos y no solo por los síntomas. Se sabe que puede existir inflamación activa en ausencia de síntomas. Los métodos de seguimiento que más se usan actualmente son 1) endoscopia, 2) ecografía y 3) enterografía por tomografía computarizada (CTE, del inglés CT enterography). La endoscopia es, hoy en día, el método de referencia para evaluar las lesiones luminales en la enfermedad de Crohn y permite medir el grado de actividad patógena por la presencia de eritema; tumefacción de la mucosa; ulceraciones superficiales, profundas o curadas; y pseudopólipos. En cambio, la enterografía por resonancia magnética (MRE) mide el espesor de la pared, la intensificación tras la inyección de contraste, la presencia de edema y de ulceraciones, e incluso obtiene información más sofisticada, como imágenes de difusión ponderada.

+

La MRE es una modalidad precisa y eficaz para medir y evaluar la curación de la mucosa en estos pacientes, según los datos del estudio prospectivo y multicéntrico que llevaron a cabo Ordás et al. (2014). Evaluaron mediante ileocolonoscopia y MRE, al inicio del estudio y a las 12 semanas, a 48 pacientes con enfermedad de Crohn activa que hubieran necesitado tratamiento con factor antinecrosis tumoral a o con corticoesteroides. Con la MRE se determinó la curación de las úlceras con una precisión del 90% y la remisión endoscópica con una precisión del 83%. Estos hallazgos indican que la MRE es un serio candidato a sustituir a la endoscopia en el seguimiento de la respuesta al tratamiento.

+

Sin embargo, hay que hacer algunas reservas. Los hallazgos de Ordás y su grupo proceden de un estudio prospectivo no aleatorizado; y puede haber intervenido un sesgo de selección en el grupo de pacientes evaluado. Además, la MRE depende de la experiencia local, y el coste y la accesibilidad actúan como factores limitantes. Existen otras dos modalidades aparte de la endoscopia para evaluar la actividad de la enfermedad de Crohn: la ecografía y la CTE. Aunque la resolución anatómica de la CTE es muy buena, confiere el riesgo de una creciente exposición a la radiación conforme se repiten las exploraciones. En muchas partes del mundo se utiliza de rutina la ecografía para el diagnóstico y el seguimiento de la respuesta al tratamiento, pero en estudios clínicos se ha visto limitado su uso por la falta de reproducibilidad y la variabilidad interobservador.

+

Los Drs. Novak y Panaccione (2014), en el editorial que acompaña a este artículo, advierten de «no restar importancia a la definición de la extensión de la enfermedad mediante cortes transversales (MRE) en el momento del diagnóstico». Aunque admiten que el posible daño por radiaciones ionizantes y el coste y la experiencia local pueden limitar su uso, afirman que si bien «es posible que las técnicas de imagen por cortes transversales no sustituyan nunca a la endoscopia, servirán para complementarla y también complementar a otras medidas objetivas fundamentales en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.